El hijo de Evander Holyfield sumó otro impactante KO a su carrera y fascinó a su padre

Evander Holyfield se sentó en una de las butacas preferenciales del State Farm Arena de Atlanta, pero la jornada para él duró un abrir y cerrar de ojos. Su hijo, Evan, dejó sin respuestas a Charles Stanford en el segundo round para conseguir su octava victoria consecutiva desde que se inició en el pugilismo rentado.

El peleador norteamericano de 24 años, hijo del ex campeón mundial de los pesos pesados, tuvo una presentación de alto impacto en una de los combates preliminares de la velada que ostentó como foco central la presentación de Jamel Herring ante Shakur Stevenson con el cinturón super pluma de la Organización Mundial de Boxeo (OMB) en disputa. ¿El detalle de la noche? También se presentó, con triunfo por KO en el tercer round, el nieto de Muhammad Ali: Nico Ali Walsh sumó el segundo éxito de su carrera profesional a los 21 años.

Evan Holyfield, por su parte, es uno de los once hijos que tuvo el ex pugilista que cerró su carrera a mediados del 2011 con 44 triunfos (29KO), 10 derrotas y 2 empates, con recordados combates ante Mike Tyson y Lennox Lewis en una época dorada para la divisional. Aunque también se presentó contra otras estrellas como George Foreman o Larry Holmes. Este año reapareció a los 58 años en una exhibición contra el ex UFC Vitor Belfort y protagonizó una noche para el olvido.

Evan, que se inició en su juventud en el taekwondo, se estrenó en los cuadriláteros en noviembre del 2019 con una victoria arrolladora en 14 segundos ante su compatriota Nick Winstead en la velada que tuvo como estelares a Saúl Canelo Álvarez y Sergey Kovalev. Luego, eliminó por KO en el tercer round al norteamericano Henry Mendez y venció en el primer asalto a Travis Nero. Llegó a las tarjetas contra Dylan Carlson, pero también festejó por decisión unánime.

Las siguientes víctimas para el novato peleador, que hizo más de 80 combates amateurs, fueron Donnis Reed (KO en 1° round), Nicholas Compton (venció por decisión unánime) y el mexicano Agustín Cicero (KO en el 3° round).

Su rival de esta ocasión, Stanford, llevó a cabo su décimo combate, con un registro de 6 victorias (3 nocauts) y 4 derrotas (3 por la vía rápida).

En abril de este año realizó una entrevista con el medio Metro, reconoció que su madre le pidió que haga “cualquier cosa menos boxeo” y habló del vínculo con su padre: “Me dijo: ‘Tienes que entender, la gente esperará mucho más de ti de lo que estás ahora. Yo soy quien soy y tú eres quien eres y si vas a boxear, no boxees para hacerme feliz. Tienes que boxear porque quieres boxear. No voy a ser yo quien reciba los golpes, tú lo eres».

Tomado de Infobae