El FBI cree que los extremistas blancos locales y los militantes de ISIS representan amenazas similares para EEUU

Las fuerzas del orden y las agencias de seguridad de Estados Unidos creen que los extremistas locales, especialmente los supremacistas blancos, suponen una amenaza violenta en el país similar a la de los militantes del Estado Islámico, dijeron el miércoles ante el Congreso funcionarios de seguridad.

La preocupación por los extremistas domésticos por motivos raciales ha llevado al FBI a elevar la amenaza a un nivel igual al que suponen los militantes islamistas, señaló Timothy Langan, el director adjunto que dirige la división de contrainteligencia.

Langan dijo a un subcomité de Inteligencia de la Cámara de Representantes que el FBI había detectado un aumento significativo de la amenaza de violencia por parte de extremistas domésticos en los últimos 18 meses.

Agregó que la oficina estaba llevando a cabo alrededor de 2.700 investigaciones relacionadas con el extremismo violento doméstico, y que se habían producido 18 ataques mortales dirigidos a instituciones religiosas de Estados Unidos en los que habían muerto 70 personas en los últimos años.

El FBI se ha puesto en contacto con empresas tecnológicas en relación con su papel en el fomento del extremismo, ha logrado desbaratar actos de violencia planificados y seguirá “tratando de cerrar la brecha” sobre su incapacidad para descifrar legalmente los cifrados de los teléfonos móviles.

John Cohen, subsecretario en funciones de Inteligencia y Análisis del Departamento de Seguridad Nacional, declaró ante el subcomité que la superioridad racial y el “odio a los inmigrantes” son las principales amenazas.

Dijo que su departamento cree que la mayor amenaza doméstica la representan delincuentes solitarios y pequeños grupos adoctrinados en la ideología extremista. La amenaza está alimentada por una mezcla de creencias extremistas y agravios personales, dijo.

Cohen señaló que los extremistas domésticos mantienen tantos debates abiertamente en las redes sociales que la recopilación encubierta de información sobre las amenazas que plantean a menudo no es necesaria para detectarlas.

Algunos miembros republicanos del subcomité de la Cámara de Representantes sugirieron que las agencias de espionaje no deberían recopilar información sobre la actividad política de Estados Unidos a menos que exista una conexión con actores extranjeros.

El mes pasado, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, acusó el jueves a los republicanos alineados con Donald Trump se ser supremacistas blancos y de lanzar “un ataque implacable” contra la libertad electoral.

La acusación fue parte de un abrasador discurso durante la ceremonia por el décimo aniversario del monumento a Martin Luther King -el héroe afroamericano de los derechos civiles asesinado en 1968- en el National Mall de Washington.

Tomado de Infobae