Régimen de Ortega prohibió el ingreso de la prensa extranjera para cubrir las elecciones

Reporteros y fotoperiodistas de diferentes medios internacionales denunciaron que el régimen de Daniel Ortega les negó la entrada a Nicaragua para cubrir las elecciones del próximo domingo 7 de noviembre.

Según compartieron varios periodistas, las autoridades migratorias de Nicaragua no los han autorizado a ingresar al país, a pesar de haber cumplido con todas las exigencias sanitarias y de migración necesarias.

Frédéric Saliba, corresponsal en México del diario francés Le Monde, escribió en su cuenta de Twitter: “Así me impidieron entrar en Nicaragua de cara a las elecciones presidenciales del 7 de noviembre. Otros colegas extranjeros han sufrido el mismo revés en medio de la escalada represiva del régimen contra la oposición y la prensa”.

El periodista, que ya estuvo en Nicaragua para cubrir las elecciones de 2016 y en el 2018 para informar al mundo sobre el estallido social, no podrá realizar sus labores periodísticas durante las votaciones de este domingo. El 16 de octubre, un día antes de su vuelo, la aerolínea le notificó que su ticket había sido cancelado por decisión de las autoridades nicaragüenses. Alegaron “razones migratorias”.

Por su parte, el jueves 28 de octubre, un equipo del diario hondureño El Heraldo -compuesto por un fotoperiodista, un conductor y un periodista- ingresó a Nicaragua a través del puesto fronterizo El Guasaule, Chinandega. Sin embargo, al llegar a la oficina de la Dirección General de Migración y Extranjería, el capitán Osman Sáez los expulsó. Ellos también cumplían con todos los requisitos migratorios para ingresar.

Según relató el periodista Carlos Girón al medio El Confidencial de Nicaragua, Sáez lo condujo a una oficina donde solicitó sus datos personales, además de interrogarlo sobre su trabajo y el motivo de su visita. Incluso, en un momento quiso tomar el teléfono del reportero, pero este se lo impidió. Supuestamente quería cerciorarse de que no estuviera grabando, y le dijo que estaba prohibido. Luego, le ordenó que lo apagara.

Pronto apareció otra persona que se dirigió al equipo y les dijo: “A partir de este momento, ustedes quedan expulsados de Nicaragua. Su presencia no es bienvenida acá, y —chasqueando los dedos—, se me van ya”, contó Girón al medio nicaragüense. También les reveló que estaban “vetados”, lo que significaría que no podrán ingresar al país en el futuro. Esta es la primera vez que un un grupo del diario hondureño es expulsado de Nicaragua.

“No son bienvenidos a Nicaragua”, les dijo un funcionario de migración a los periodistas, según denunció a la Voz de América Carlos Mauricio Flores, director ejecutivo de El Heraldo.

Y estos no son los únicos casos: según un artículo de Le Mondea inicios de octubre, un equipo de CNN Internacional quiso entrar a través de la frontera terrestre con Costa Rica, pero no los dejaron pasar. Además, el pasado 17 de junio, el régimen de Ortega no aprobó el ingreso del periodista Anatoly Kurmanaev, de The New York Times.

El próximo domingo, Daniel Ortega se presenta a su cuarto mandato consecutivo tras 14 años en el poder. Ni rastro de la oposición, que se halla tras las rejas o ilegalizada.

Varias ONG, como Amnistía Internacional y Human Rights Watch, denunciaron este miércoles las elecciones generales debido a un contexto de represión, desapariciones forzadas y restricciones de las libertades civiles y políticas. Las elecciones “no garantizan los derechos humanos”, aseguran en un informe en el que instan a la comunidad internacional a “redoblar sus esfuerzos para poner fin a la crisis” en el país centroamericano.

Las autoridades nicaragüenses -dicen desde las organizaciones de derechos humanos- persiguen a defensores de los derechos humanos, periodistas independientes y disidentes “solo por ejercer su derecho a la libertad de expresión”.

Tomado de Infobae