Trasladaron de cárcel a alias “Otoniel” para evitar un intento de fuga

Más de nueve años estuvieron las autoridades detrás de Dairo Antonio Úsuga, alias Otoniel, el principal narcotraficante de Colombia y uno los más grandes del mundo, comparable incluso con el mexicano Joaquín ´El Chapo´ Guzmán. Justamente, su poderío, que se mantiene vigente con él tras las rejas, hace que sea prioridad para el Gobierno la custodia de este narco mientras es enviado en extradición a Estados Unidos. Según se conoció, por motivos de seguridad, en horas de la madrugada Otoniel fue trasladado desde el búnker de la Dijín de la Policía hacia otro centro de reclusión hasta el momento desconocido. Así lo reseñó SEMANA.

Justamente la necesidad de mantener a Otoniel tras las rejas, y sin ninguna posibilidad de intervención externa sobre su sitio de reclusión hace que el paradero del capo del narcotráfico no haya sido revelado por las autoridades, que mantienen silencio frente al nuevo sitio de reclusión del exjefe del Clan del Golfo.

Las primeras versiones señalaban que Dairo Antonio Úsuga había sido enviado al búnker de la Fiscalía General de la Nación, uno de los lugares más seguros del país, pero desde la entidad negaron esta información.

Otoniel fue capturado el 23 de octubre en zona selvática del Urabá Antioqueño, en el marco de la Operación Osiris. De ahí fue traslado a una base militar en el departamento y luego enviado a Bogotá, el 24 de octubre, a las instalaciones de la Dijín en Bogotá, cerca del aeropuerto El Dorado. El 26 se dio un nuevo desplazamiento pero al búnker de la Dijín que está ubicado en Los Mártires, en el centro de Bogotá. Ahora regresa a la sede donde fue recluido en un primer momento.

Inicialmente, el presidente Iván Duque fue quien reveló imágenes del líder del Clan del Golfo tras las rejas. “Alias Otoniel: tanto dolor causado, tanto narcotráfico, tantas muertes, tantas masacres, tantos líderes y policías asesinados no podían quedar en la impunidad. Este es el destino de los criminales: los calabozos”, escribió el primer mandatario.

En las imágenes reveladas por Duque, el sanguinario y temido narco se ve de traje caqui, de preso, dentro de su celda, con rejas aseguradas con candados. Según le confirmaron fuentes a SEMANA, los calabozos de la Dijín serán su lugar de reclusión por varios días.

Pero su semblante no es el mismo. A diferencia del día de su captura, cuando se le vio sonriente, hoy se muestra temeroso y preocupado. Otoniel ya está en la cárcel y espera su extradición a EE. UU. por haber enviado a ese país toneladas de cocaína.

Otoniel fue capturado el 23 de noviembre, luego de que cerca de 800 hombres de estas fuerzas, que se dividieron en pequeños grupos de diez soldados acompañados por un hombre de inteligencia y otro de la Policía Judicial, conocedores de los más íntimos detalles de la vida, cotidianidad y costumbres del capo Otoniel, a quien le seguían el rastro desde hace años.

Esta escena del poderoso capo reducido requirió un complejo despliegue, una vez se estableció la hora cero, se dio la articulación de las capacidades de la Fuerza Pública representada en 15 helicópteros UH60, dos Arpías, dos Huey, utilizados para el ingreso a 57 puntos estratégicos en los que estaban ubicados los más más de 800 comandos especiales para la ubicación y captura del cabecilla.

Tomado de Semana