Vladimir Putin felicitó a Daniel Ortega por su “victoria abrumadora” en Nicaragua y prometió intensificar la “cooperación estratégica”

Vladimir Putin felicitó este jueves al dictador nicaragüense Daniel Ortega por su “victoria abrumadora” en las cuestionadas elecciones generales del domingo pasado, y afirmó que intensificará la cooperación bilateral “estratégica” con el país centroamericano, según informó la embajada rusa en Managua.

“Reciba las felicitaciones con motivo de una victoria abrumadora en las elecciones del Presidente de la República de Nicaragua”, escribió el presidente ruso en una carta dirigida a Ortega, divulgada por la embajada de Rusia en Nicaragua.

“Los resultados de la votación han confirmado plenamente su importante peso político, así como su amplio apoyo a las políticas del Frente Sandinista que usted encabeza, dirigidas al desarrollo social y económico del país, a la defensa de su soberanía y posturas internacionales”, destacó.

Putin subrayó que “las relaciones ruso-nicaragüenses se basan en una larga tradición de amistad y de respeto mutuo”.

“Estoy convencido de que mediante esfuerzos conjuntos seguiremos intensificando la cooperación bilateral estratégica en beneficio de nuestros pueblos y en aras de la estabilidad y la seguridad regionales”, remarcó.

La carta fue entregada por el embajador de Rusia en Nicaragua, Alexander Khokholikov.

El dictador nicaragüense, según el portal gubernamental El 19, agradeció el mensaje.

“Es una muestra del respeto que tiene el presidente Putin, que tiene el pueblo de la Federación Rusa, y que es una práctica en el campo internacional de lo que son las relaciones de las naciones independientemente del tamaño, y el respeto a lo que son los principios de Naciones Unidas que están reflejados en este mensaje”, señaló.

Ortega, que hoy cumple 76 años, fue reelegido para un quinto mandato y cuarto consecutivo con el 75,87% de los votos en los comicios generales del domingo pasado, considerados “ilegítimos” por la mayoría de la comunidad internacional, incluido Estados Unidos que calificó los comicios de “pantomima”.

Las elecciones han sido cuestionadas en su legitimidad debido a la detención desde junio pasado de siete aspirantes presidenciales de la oposición que se perfilaban como los principales contendientes de Ortega y por la eliminación de tres partidos políticos.

El dictador sandinista, que coordinó una Junta de Gobierno de 1979 a 1984 y presidió por primera vez el país entre 1985 y 1990, ha acusado a los líderes opositores de intentar derrocarlo con el apoyo de los Estados Unidos, algo que Washington ha negado tajantemente, y un día después de los comicios los llamó “hijos de perra de los imperialistas yanquis”.

El pasado 25 de octubre, en presencia de una delegación rusa, Ortega destacó la cooperación que Rusia ha brindado a su Gobierno desde que retornó al poder en 2007, incluyendo “un aporte invaluable en el campo de la defensa”.

Según el escritor y ex vicepresidente de Nicaragua, Sergio Ramírez Mercado, quien se tuvo que exiliar tras la persecución en su contra en el país, “Rusia, Venezuela, Cuba, Irán, Turquía” son los aliados que sostienen a Ortega desde el exterior.

“Hay un búnker de los rusos en Nicaragua donde operan sistemas de comunicación de espionaje. También está presente la colaboración cubana y venezolana en asuntos de inteligencia”, sostuvo Ramírez, que fue vicepresidente de Ortega en el período 1985 a 1990.

Desde que el sandinista Ortega volvió a la presidencia en 2007, Nicaragua y Rusia han fortalecido sus relaciones en todos los campos.

El presidente Putin ha dicho que Nicaragua es un socio “muy importante” de Rusia en América Latina.

Rusia, un antiguo aliado de Nicaragua, que durante el primer régimen sandinista (1979-1990) dotó de armamento soviético a las Fuerzas Armadas nicaragüenses, estableció relaciones diplomáticas con Managua en 1944.

Nicaragua es uno de los contados países, junto a Venezuela y los pequeños Estados insulares de Nauru y Tuvalu, que se han sumado a Rusia en el reconocimiento de la independencia de las regiones separatistas georgianas de Abjasia y Osetia del Sur.

Además, a fines de 2020 Nicaragua estableció un consulado en Crimea, territorio ucraniano anexado a Rusia, lo que provocó el rechazo de Ucrania.

Tomado de EFE