El hijo de Muammar Khadafi presentó su candidatura a la presidencia de Libia

Saif al Islam, el hijo del depuesto dictador libio Muammar Khadafi, presentó este domingo su candidatura oficial para las elecciones presidenciales previstas en diciembre, informó un funcionario de la comisión electoral.

“El candidato Saif al-Islam Muammar Khadafi ha presentado su candidatura a la presidencia del Estado libio”, anunció la Alta Comisión Electoral (HNEC), que organiza las elecciones presidenciales el 24 de diciembre y las parlamentarias un mes después.

“Presentó los documentos de su candidatura en la oficina de la HNEC en Sabha (sur), completando así todas las condiciones legales exigidas por la Ley nº 1 sobre la elección del jefe de Estado, adoptada por el Parlamento”, añadió en un comunicado en Facebook.

En un video publicado por la agencia electoral donde se registró, Seif al-Islam, de 49 años, miraba a cámara y dijo que Dios decidiría el camino adecuado para el futuro del país. Llevaba una túnica tradicional libia, turbante y gafas.

Seif al-Islam fue liberado en junio de 2017 tras más de cinco años detenido, y en julio dijo a The New York Times en una entrevista exclusiva que estaba considerando presentarse a la presidencia.

Libia tiene previsto celebrar elecciones tras años de intentos liderados por Naciones Unidas por impulsar un sistema más democrático y poner fin a la guerra. La esperada votación aún enfrenta desafíos, como cuestiones sin resolver sobre leyes electorales y combates ocasionales entre grupos armados. Otros obstáculos incluyen la profunda división que persiste entre el este y el oeste del país, divididos por años de guerra y la presencia de miles de combatientes y tropas extranjeros.

El dictador Khadafi tuvo ocho hijos, la mayoría de los cuales tenían puestos relevantes en su régimen. Su hijo Muatassim fue asesinado junto con su padre. Otros dos hijos, Seif al-Arab y Khamis, habían muerto antes en el alzamiento. Otro hijo, Al-Saadi Khadafi, fue liberado en septiembre tras más de siete años detenido en la capital, Trípoli, tras su extradición desde la vecina Níger.

Las elecciones serán la culminación de un laborioso proceso político auspiciado por Naciones Unidos y se espera que pongan fin a una década de caos desde la caída del régimen de Khadafi, asesinado en 2011 en una revuelta popular.

También se espera que pongan un punto final a los combates fratricidas entre los dos bandos rivales, uno en el oeste y otro en el este del país.

Tomado de Infobae