Polémica en China: Funcionarios publicaron lista de precios de órganos humanos

Funcionarios en la provincia de Henan, en China, publicaron una lista de precios y disponibilidad de órganos humanos presuntamente donados. Esta situación ha generado polémica no solo en el país, sino también a nivel internacional.

El Partido Comunista de China ordenó en julio que todas sus provincias y comunidades establezcan sus propias tarifas relacionadas a los gastos que conlleva presuntamente realizar un trasplante. No obstante, el país ha sido acusado de regular un mercado negro de tráfico de órganos.

Estas críticas tienen origen desde hace varios años. En noviembre de 2020, seis personas fueron encarceladas en China por haber sustraído ilegalmente órganos a víctimas de accidentes. Un informe policial reveló que el grupo había engañado a los familiares al decir que estaban realizando donaciones oficiales.

Según cita Vision Times, se identificó que el director de un hospital, llamado Yang Suxun, se acercaba a los familiares de los pacientes que fallecían por accidentes de tránsito o hemorragias cerebrales y les pedían “permiso” para donar sus órganos. Acto seguido, los extraían en camionetas disfrazadas de ambulancias para luego venderlas a personas enfermas en el mercado negro.

Precios de los trasplantes de órganos incongruentes

Según la lista publicada por el gobierno de Henan, los órganos para trasplante incluyen hígados a 260.000 yuanes (US$. 40.700), riñones a 160.000 yuanes (US$. 25.000), corazones a 100.000 yuanes (US$. 15.600), pulmones a 80.000 yuanes (US$. 12.500), córneas a 10,000 yuanes (US$. 1.600), páncreas a 50.000 yuanes (US$. 7.800) y otros segmentos de órganos.

Entrevistado por The Epoch Times, el Dr. Wayne Shih-wei Huang, cirujano y director, precisó que se supone que estos precios se calculan en función del consumo de recursos, la tecnología y el valor de mano de obra que se necesita para realizar los trasplantes. No obstante, un corazón es mucho más barato que un riñón, lo que para él no tiene sentido.

Huang explica que un órgano como el corazón debería costar mucho más, ya que debe extraerse, almacenarse adecuadamente y transportarse en cuestión de horas. Por lo tanto, necesita mucho más cuidados. En ese sentido, su teoría es que en realidad, las tarifas reflejan el valor del mercado y la demanda y no el costo médico.

Por su parte, Ohno Akira, profesor de Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad de Shizuoka en Japón, calificó el problema como serio. En su opinión, esta situación podría aumentar la delincuencia, ya que grupos vulnerables podrían ser atacados y asesinados para extraer sus órganos.

“Esto no sucedería en un país democrático”, dijo.

Tomado de La República