Las autoridades chinas advierten que los compañeros de bebida serán responsables de los delitos de quienes consumieron alcohol con ellos

Las autoridades chinas han advertido sobre cuatro tipos de conductas de consumo de alcohol que generarán problemas legales a los compañeros de bebida, lo cual ha provocado una ola de reacciones en redes sociales.

Los tribunales del país asiático pueden responsabilizar a los ciudadanos por no acompañar a una persona en estado de embriaguez a un lugar seguro o al hospital si es necesario. También serán castigados por persuadir compulsivamente y estimular a la otra parte a beber. Asimismo, pueden tener problemas con la ley si persuaden a alguien para que beba sabiendo que tiene una alergia al alcohol o una condición adversa al mismo, según ha revelado este sábado la cadena de televisión local CCTV.

El otro estatuto señalado que podría meter en problemas a los empresarios locales o a las personas que salen de fiesta involucra a los automóviles. Si una persona no logra disuadir a su compañero en estado de embriaguez de conducir, será cómplice si este causa un accidente automovilístico u otros daños.

Estas advertencias no son nuevas, puesto que la Fiscalía Popular Suprema de China publicó en febrero un vídeo en el que se detallaban las cuatro directrices. Sin embargo, recientemente decenas de medios locales han publicado la misma retórica en sus páginas de redes sociales y sitios web.

Tras las advertencias, miles de internautas y usuarios de la red social Weibo fueron tendencia con el ‘hashtag’ #4drinkingbehaviorsthatrequirelegalresponsibility, que ha reunido millones de visitas y se refiere a «formas de consumo de alcohol que requieren responsabilidad legal».

La mención de esta reglamentación en medios se produce tras varios casos destacados de conducción bajo los efectos del alcohol que han captado la atención de todo el país. Un informe del Gobierno de la semana pasada citaba un caso ocurrido en septiembre en el que un hombre ebrio se ahogó tras caer con su coche a un río. Su padre demandó a otras cinco personas que habían estado bebiendo con su hijo y que no le impidieron entrar en su coche, por lo que cada una de ellas tuvo que pagar 2.350 dólares por daños y perjuicios.

La mayoría de los usuarios comentó su desaprobación de la presión social para beber en el entorno laboral. Beber alcohol está muy extendido en la cultura empresarial de China, donde es costumbre negociar contratos y términos de transacciones en bares, bebiendo grandes cantidades de alcohol. Rechazar una invitación a beber puede ser considerado un gesto irrespetuoso.

Tomado de RT