¡NO! La juez niega fianza a Luis Martinelli y él comunica que podría declararse culpable

En una audiencia de arraigo celebrada la tarde de este martes 16 de noviembre, la magistrada juez Marcia M. Henry, de la Corte del Distrito Este de Nueva York, rechazó una fianza de $3 millones propuesta por Martinelli Linares por considerarla insuficiente y respaldó la preocupación de la fiscalía, que previamente comunicó al tribunal que existía un riesgo “significativo” de fuga, considerando el poder adquisitivo e influencias que tiene el acusado, hijo del expresidente Ricardo Martinelli Berrocal (2009-2014).

Una fianza de “$3 millones o $5 millones son como una gota en el océano”, dijo Henry.

No obstante, la juez dijo estar dispuesta a revisar una nueva propuesta de fianza, que la defensa deberá tener lista para el próximo 14 de diciembre, cuando se celebre una nueva audiencia (esta sí, presencial), a mediodía.

En su primera comparecencia (aunque virtual) ante la juez, el acusado originalmente se declaró no culpable de los delitos que se le atribuyen por presuntamente conspirar para blanquear los dineros que Odebrecht confesó haber pagado a funcionarios y políticos panameños.

No obstante, más adelante informó que está negociando una declaratoria de culpabilidad, asumiendo que se le pueda reconocer, como parte de la condena, los 16 meses que estuvo detenido en Guatemala, hasta que finalmente fue extraditado a Estados Unidos, el 15 de noviembre de 2021. La defensa explicó que, previamente, se había hablado con la fiscalía que se podría dictar una sentencia de 20 meses de prisión, de los cuales el acusado cumpliría cuatro, si es que se le reconoce el tiempo que pasó en la prisión militar guatemalteca.

La noche antes, su abogado James McGovern escribió a la Corte para informar que Luis Enrique y su hermano Ricardo Alberto Martinelli Linares, que permanece en Guatemala a la espera de ser extraditado a Estados Unidos, estarían dispuestos a declararse culpables de uno de los cargos y entregar $19 millones en activos. Los Martinelli Linares ya negociaban un acuerdo de culpabilidad, cuando se fueron de Estados Unidos, sin avisar, en junio de 2020.

La fiscalía estuvo representada en la audiencia virtual por la fiscal adjunta Alixandra Smith y por el abogado litigante Michael Harper, de la Sección de Fraude de la División Criminal del Departamento de Justicia de Estados Unidos.

Al inicia la audiencia de este martes, la juez explicó que, por restricciones impuestas con motivo de la pandemia de la Covid-19, el acto sería virtual. El acusado, en compañía de su abogado James G. McGovern, informó que aceptaba estas condiciones y que estaba de acuerdo en que el acto se celebrará en esa modalidad.

Acto seguido, la juez procedió ha explicar los cincos cargos contenidos en el indictment presentado a la Corte, el 6 de febrero de 2021. El acusado dijo que había recibido copia de la acusación y que había entendido los delitos que se le endilgan. Su abogado dijo que él también había recibido copias, hace varios días.

La fiscalía solicitó se mantenga la detención, por considerar que hay un riesgo de fuga “significativo” y recordó que las autoridades tardaron 16 meses en extraditarlo de Guatemala. Advirtieron que si el acusado se evade nuevamente y regresa a su país, quedaría fuera del alcance de la Corte, dado que la Constitución panameña prohíbe la extradición de sus nacionales.

McGovern propuso entonces un paquete de fianza, el cual ya había comunicado por escrito, la noche antes, al tribunal. El paquete incluye incluye una fianza personal de $3 millones, garantizada por $1 millón en efectivo; la promesa de permanecer confinado en un apartamento alquilado en Manhattan; la entrega del pasaporte o cualquier otro documento de viaje, y permanecer sujeto a supervisión hasta que se celebre el juicio. Agregó que hay amigos y familiares dispuestos a aportar garantías colaterales.

La fiscalía pidió rechazar la propuesta de fianza y expuso cómo los hermanos Martinelli Linares se fueron de Estados Unidos, en junio de 2020. Primero, partieron en un bote a Bahamas. En esa isla, tomaron un jet privado que originalmente los llevaría a Panamá, pero como había restricciones de ingreso por la Covid-19, se desvió primero a Costa Rica y por último a El Salvador. En El Salvador, utilizando un servicio de Uber, se presentaron con sus credenciales del Parlacen en la frontera con Guatemala, exigiendo ingresar. Fue así como, el 6 de julio de 2020, fueron capturados en la capital guatemalteca, cuando intentaban abordar un avión privado propiedad de su familia, con destino a Panamá, en el aeropuerto La Aurora.

Publicado por Panama Times PTY

Periodistas y comunicadores.

A %d blogueros les gusta esto: