El Registro Civil de Chile dejó sin efecto la licitación que se había adjudicado a una empresa china

El consorcio chino alemán Aisino y Mühlbauer anunció que acudirá a la “justicia nacional e internacional para dar cuenta de vicios en el proceso” y “presiones” luego de que el Registro Civil de Chile informó que dejó sin efecto la adjudicación del nuevo sistema de identificación correspondientes a cédulas de identidad y pasaportes que habían ganado.

En un comunicado, afirman que su oferta “era la más conveniente para el país, tanto a nivel de precio como de tecnología y seguridad, y protección de datos”, añadiendo que “garantizaba que los chilenos y chilenas dejaran de pagar uno de los pasaportes más caros del mundo como lo hace actualmente”.

En el texto, descartaron además el argumento esgrimido por el Registro Civil de que no habían contestado todos los requerimientos de la postulación en tiempo y forma, añadiendo que sería “inverosímil” el punto de las “inconsistencias en la oferta” que objeta el organismo público, pues aquello “habría hecho imposible para Aisino Mühlbauer ser la propuesta mejor evaluada” y que, en definitiva, ganaran el proceso de licitación.

El consorcio aseguró que desde que la licitación fue adjudicada, fueron “foco de distintos ataques orquestados por otros oferentes y que contaron con la participación de parlamentarios y exautoridades que se prestaron para desinformar a la ciudadanía, defendiendo los intereses de grandes empresas en detrimento de los intereses de las personas”, sin especificar quienes ejercieron dichas presiones.

También criticaron que a su parecer en el caso “parecen haber primado otros intereses y criterios no técnicos” en la licitación que sería válida por diez años.

Por lo mismo, anunciaron que “ante una decisión que perjudica a la ciudadanía y ya que se estarían vulnerando los tratados de libre comercio suscritos por Chile con China y la Unión Europea, el Consorcio Aisino-Mühlbauer analizará los detalles de está inédita y grave determinación y recurrirá a todas las instancias legales nacionales e internacionales que correspondan”.

Por su parte, el Registro Civil justificó la anulación de este proceso afirmando que se detectaron una “serie de inconsistencias contenidas en su oferta”, que no fueron aclaradas por el consorcio “e implican una vulneración al ‘Pacto de Integridad’ establecido en las bases de licitación”.

La determinación se generó en medio de advertencias por parte de Estados Unidos y de la Cancillería chilena por la continuidad de la visa Waiver con Estados Unidos, tras lo cual el Registro Civil anunció el fin del acuerdo.

En la declaración gubernamental, se explica que “dado que las Bases de Licitación señalan explícitamente que se debe asegurar la continuidad del sistema de exención de visas, se solicitó al Ministerio de Relaciones Exteriores que informara sobre los impactos que podría tener para la elegibilidad del país en el programa Visa Waiver la suscripción del contrato”.

El documento explica que al respecto “la Subsecretaría de Relaciones Exteriores informó que existe un alto grado de probabilidad que se ponga término al Programa Visa Waiver con Estados Unidos y probablemente con Canadá, en el evento de celebrarse el contrato con el adjudicatario”.

El pasado 16 de octubre, el Registro Civil había informado que el proceso de licitación adjudicó a la empresa Aisino y Mühlbaue tras pagar US$205 millones, acuerdo que, según la entidad, significaría la disminución de un 20% en el valor de las cédulas de identidad (actualmente de $3.820 pesos, cercanos a los US$5 dólares) y hasta un 50% en el precio de los pasaportes (cuyo valor parte en los $89.660, unos US$110 dólares)

Respecto a cómo seguirá este proceso, el Registro Civil anunció que “la Dirección del Servicio resolverá en los próximos días los próximos pasos (…) para la contratación del servicio del nuevo modelo del sistema de identificación, documentos de identidad y viaje y servicios relacionados, resguardando el mejor interés de los usuarios, tanto respecto de la seguridad de sus datos personales, como del costo de los documentos”.

El fin de esta licitación confirmó los dichos del diputado Jaime Naranjo, quien había asegurado que generaría problemas con la visa preferente con la nación del norte. Al respecto, el parlamentario afirmó que “siempre sostuvimos que la empresa Aisino no tenía los elementos tecnológicos para sacar adelante esta tarea. El producto que iba a generar no era seguro, como lo señalaban diversas fuentes entendidas en la materia. Por otro lado, esto iba a poner en problema la visa privilegiada que tenemos hoy con Estados Unidos, de tal manera que yo valoro que de una vez por todas el Registro Civil haya tomado la decisión que correspondía porque claramente esta situación afectaba la seguridad nacional del país pues creaba problemas con los datos personales de los usuarios”, concluyó.

Tomado de Infobae