Mavys Álvarez: “Diego Maradona me violó mientras mi madre lloraba del otro lado de la puerta”

Mavys Álvarez Rego no puede contener las lágrimas. Sus ojos se enrojecen y se quiebra cuando evoca el momento en el que, asegura, Diego Armando Maradona la violó mientras su madre lloraba detrás de una puerta. Cuenta que sucedió en Cuba, en el año 2001, cuando ella tenía apenas 17 años. La mujer, que tuvo con el ex capitán de la Selección Argentina una relación abusiva siendo menor de edad, marca ese momento como el peor de su vida.

En una entrevista exclusiva con Infobae, también detalló cómo fue obligada a consumir cocaína y recibió golpizas sin que nadie del entorno interviniera. Habló de la lucha por salir de las adicciones, de sus pensamientos suicidas y dejó un mensaje para los cinco hijos de Maradona.

“Esta es la primera vez que vengo a Argentina después del 2001, cuando vine con Diego. Ahora pude recorrer un poco, en aquella oportunidad no había podido ver nada. Estaba secuestrada”, cuenta Mavys, y sonríe cuando aclara que ya conoció Puerto Madero y, en especial, el Puente de la Mujer. No pudo pasear mucho más. El resto del tiempo lo dedicó a repasar la declaración testimonial que finalmente brindó ayer por la mañana ante la Justicia argentina en la causa que se inició a raíz de su denuncia por trata de personas.

Ese expediente está en manos del juez federal Daniel Rafecas y tiene a cinco personas acusadas. Todos parte del entorno que acompañaron a Maradona entre el 2000 y el 2001 durante su estadía en el centro La Pradera de Cuba.

Mavys Álvarez Rego declaró en el marco de la causa que sustancia el Juzgado Federal N°10 por trata de personas al ex entorno del ídolo, con ella como víctima. La denuncia había sido hecha ante la PROTEX -el ala de la Procuración que investiga delitos de trata- por Fernando Míguez, de la ONG Fundación por la Paz y El Cambio Climático. A la declaración, en cámara gesell, concurrió asistida por los abogados Gastón Marano y Marcela Scotti. Tras esa declaración, concedió la entrevista a Infobae.

La joven no hace mucho esfuerzo para recordar los malos momentos vividos con Diego Maradona en la Cuba del 2000. Parece tenerlos frescos en su memoria, a pesar de que ya pasaron 20 años. Son como heridas que, luego de su declaración judicial, están más abiertas que nunca. Explica por qué decidió hablar y reconoce que el primer impulso para dar a conocer su versión de la historia es la revelación de la periodista de Infobae Nancy Duré, que por primera vez la menciona con nombre y apellido.

“Maradona me tapó la boca para que yo no gritara, para que no dijera nada y abusó de mí. Mi mamá vino a verme ese día a la casa donde estábamos en La Habana y Diego no le quiso abrir la puerta de la habitación. Mi mamá tocó y él no abrió. Me violó. Eso fue lo que pasó”, cuenta Mavys sobre el abuso que también incluyó en su declaración bajo juramento en la Justicia.

— ¿Qué te impulsó a contar ahora la experiencia que viviste hace 20 años?

— Bueno, murió Fidel Castro, murió Diego Maradona, mi hija cumple 15 años. En nuestra familia pasamos por una etapa de adolescencia de mi hija que es complicada, porque todos los niños adolescentes, los muchachos son difíciles. Y me hizo pensar y recordar el hecho de que mi hija tenga casi la misma edad que yo tenía en ese entonces. Se me aviva el pensamiento en ese momento pero más lo reafirmé cuando leí la nota que había publicado Infobae. Una amiga me avisa y me dice que habían publicado esa nota y que estaban diciendo mi nombre. Nunca lo habían dicho. Me decidí por qué no quise que contaran una historia falsa de mi vida.

 Vos viniste a Buenos Aires con Diego en 2001 ¿Cómo notaste la Ciudad después de 20 años?

— Y, no la había visto. No la conocía. No salí del hotel. Estuve encerrada prácticamente todo el tiempo. Estuve secuestrada. No conocí nada. Me encontré con un país nuevo para mí. Todo fue nuevo. Es raro, pero así fue.

— Si tuvieses que definir en una palabra tu estadía acá en Argentina, lo que vos sentiste cuando estuviste acá ¿cómo definirías esos días?

— Traumáticos, porque vi muchas cosas… Estaba encerrada, no podía salir, dependía de todos para todo y ninguno hacía nada para que yo me sintiera bien.

¿Vos tenías una persona de seguridad que estaba al lado tuyo?

— Estaba en la puerta de la habitación siempre. Siempre había uno. O uno o dos, cambiaban.

— Eran dos personas.

— Podían ser dos o tres. O sea, ellos cambiaban. Pero siempre había alguien.

— Eran de la seguridad de Diego.

— Sí.

— Esa persona te controlaba y te permitía salir o te decía que no.

— Sí, en un momento determinado traté de salir del hotel y me dijo que no pusiera en riesgo su trabajo porque no podía salir. Estaba limitada en todo, o sea, no podía hacer nada. No podía salir del hotel. Tenía que pedir permiso para todo lo que pudiera hacer o no. No salía de mi habitación. Tenía seguridad pero no para poder moverme con libertad sino para no moverme.

Mavys estuvo en Argentina, traída por Diego Maradona y su entorno, desde noviembre de 2001 hasta febrero del año siguiente. El objetivo del viaje era presenciar el partido homenaje a “El Diez” que se realizó en La Bombonera y regresar a Cuba. Pero se extendió en el tiempo porque, según su relato, Diego la obligó a hacerse una cirugía para agrandarse los senos a pesar de que no era su intención. Esa intervención no contó con la aprobación de ninguno de sus padres, un requisito fundamental en este país, siendo menor de edad.

Tomado de Infobae