Uno preso, país por cárcel y al otro libre… en escándalo de las vacunas ‘brujas’ #Panamá

A uno le dan base por bola, otro qued detenido y al otro, país por cárcel. Así se definió la suerte de los implicados en la vacunación clandestina.

En el escándalo de la vacunación clandestina, solo uno de los involucrados quedó preso, mientras que a otro le dieron país por cárcel y otra la mandaron para su casa sin medida cautelar.

Lo cierto es que el Ministerio Público informó, la tarde de este jueves 9 de diciembre, que debido a una solicitud de la Fiscalía Anticorrupción un juez de Garantías declaró causa compleja la investigación de dos jornadas de vacunaciones clandestinas realizadas en Coco del Mar y Punta Pacífica.

Por tal motivo, se le otorgó seis meses más a la Fiscalía Anticorrupción para que continúe la investigación de este caso denunciado el pasado mes de junio.

A Matías Pérez Escudero (delito contra la seguridad colectiva (en la modalidad de delito contra la salud pública), se le impuso medida de detención provisional; a Celine Gazal de Esses, impedimento de salida del país y notificación los días 25 de cada mes y a Denisse Vega de Murzi, no se le impuso ninguna medida. La defensa de Gazal apeló la medida y la audiencia de apelación fue programada para el próximo 16 de diciembre.

Durante esas jornadas se vacunaron, el 1 de junio, en Punta Pacífica, a un total de 16 personas, mientras que el 7 de junio, en Coco del Mar, a otras 16.

El único detenido por este caso es Matías Pérez Escudero, el vacunador, a quien se le imputaron cargos por la presunta comisión de los delitos de estafa, contra la fe pública y ejercicio ilegal de la profesión de médico.

Hay que recordar que el pasado 16 de junio la Fiscalía giró oficios a la Policía Nacional y a la Dirección de Investigación Judicial para que detengan a un hombre identificado como Aaron, presuntamente vinculado con las jornadas de inmunización clandestinas.