Líder de secta cuyo cuerpo apareció momificado murió de abuso de alcohol, ingesta de plata coloidal y anorexia

No fue el cáncer lo que mató a la líder de la secta religiosa Love Has Won, cuyo cuerpo fue hallado momificado y decorado con luces navideñas cerca de Crestone en abril pasado, sino el abuso de alcohol, anorexia y el consumo en grandes cantidades de plata coloidal, de acuerdo con un informe de la autopsia obtenido por The Denver Gazette.

Emily Russell, subdirectora médica forense del condado de El Paso quien realizó la autopsia, señaló en su informe que no había evidencia de que Amy Carlson, quien afirmó estar muriendo de cáncer, tuviera la enfermedad.

También dijo que la mujer de 45 años medía cinco pies y cinco pulgadas de alto y pesaba 75 libras. Además, indicó que la pérdida de líquidos, que ocurre durante la descomposición, contribuyó al bajo peso corporal de Carlson.

La forense añadió que la plata coloidal se encontró en el hígado de Carlson y que convirtió su piel en un tinte “azul grisáceo”.

Amy Carlson era la líder de la secta Love Has Won, donde era considerada como la mesías y era llamada “Madre Dios”.

Carlson decía tener 19 mil millones de años y haber sido Jesucristo en una de sus 534 vidas anteriores, señalaba que podía curar el cáncer y que era capaz de hablar con el espíritu del fallecido actor Robin Williams.

En abril pasado, el cuerpo de Amy Carlson fue encontrado dentro de una casa cerca de Crestone, se encontraba en una cama, envuelto en un saco de dormir adornado con luces de Navidad y con maquillaje de brillantina alrededor de los ojos.

De acuerdo con las autoridades, el cuerpo estaba en malas condiciones, con la piel grisácea, sin ojos y con los dientes expuestos a través de los labios.

En su momento fueron arrestados siete miembros de la secta, pero se desestimaron los cargos por abuso de cadáver.

El cuerpo de Carlson fue retenido durante varios meses por la oficina del forense del condado de El Paso mientras esperaba que la familia de la mujer la identificara a través del ADN.

Tomado de eldiariony.com