Madre dejó morir congelado a su bebé de cinco meses en cementerio de North Carolina

Una mujer en North Carolina fue sentenciada el lunes a entre ocho y 11 años en prisión por dejar morir congelado a su bebé de cinco meses en un cementerio.

Los hechos por los que Tamara Brown, de 30 años, resultó convicta se reportaron en febrero del 2020.

El 22 de ese mes, el pequeño Chi-Liam Cody Brown-Erickson fue hallado muerto en el cementerio Sharon Memorial Park de Charlotte.

Dos días antes había sido visto con vida en Matthews junto a la mujer, de acuerdo con los reportes de medios locales.

Inicialmente, la madre fue acusada de asesinato. Posteriormente, se declaró culpable de homicidio involuntario, abuso de menores y robo de derecho consuetudinario.

Tanto la madre como el niño desaparecieron de Matthews el 20 de febrero. Las autoridades que andaban tras la pista de ambos pensaban que esta sufría problemas mentales, y que ambos podrían estar en “uptown” Charlotte, a unas 10 millas al noroeste del mencionado pueblo.

Un día antes de que el infante fuera hallado sin vida, oficiales arrestaron a Brown por robarle un iPhone a un hombre, y por morder y escupir a policías.

Una autopsia arrojó que el pequeño murió de hipotermia al ser expuesto a temperaturas bajo cero en el cementerio.

Tomado de eldiariony.com