Exdiputada latina es acusada de arrojar agua hirviendo sobre un recluso de California con una enfermedad mental

A través de un comunicado de prensa la Oficina del Fiscal de Distrito del Condado de Orange dio a conocer que la hispana Guadalupe Ortiz fue despedida por infligir un daño innecesario a un preso de una cárcel de California con una enfermedad mental “debido a la frustración”.

Como consecuencia de los actos de Ortiz, el preso (quien no ha sido identificado por su condición médica) tuvo quemaduras de primer y segundo grado que no fueron tratadas en un lapso de seis horas.

Guadalupe Ortiz, quien trabajó por al menos 19 años como diputado, fue acusada por el fiscal Todd Spintzer por infligir “daño innecesario a un preso con enfermedad mental debido a la frustración”.

Si bien el hecho se dio el pasado 1 de abril cuando Guadalupe Ortiz trabajaba en una cárcel en santa Ana, a unas 30 millas al sur de Los Ángeles, es hasta hora que fue retirada de su cargo por haber abusado de un hombre con problemas mentales.

Se sabe que la ira de Ortiz se desató después de que el recluso se negó a retirar sus manos de la escorilla de una puerta; primero la exdiputada le ayudó a quitar las manos, pero ante la negativa del hombre, la mujer de origen latino llenó una taza con agua caliente y la arrojó a las manos del recluso.

En el mismo comunicado se da a conocer que la víctima pasó al menos seis horas si ser atendido por los médicos y que incluso se le pelaron a consecuencia del agua caliente; le hecho llevó al departamento del alguacil a pedir a la oficina del fiscal que considerara los cargos convenientes.

Hasta el momento se desconoce si Guadalupe Ortiz cuenta con un abogado, lo cierto es que podría enfrentar hasta cuatro años de prisión en caso de ser encontrada culpable el próximo 11 de enero.

Tomado de eldiariony.com

Publicado por Panama Times PTY

Periodistas y comunicadores.

A %d blogueros les gusta esto: