Los casos de coronavirus en Nueva York alcanzaron una cifra récord por segundo día consecutivo y la variante Ómicron altera los planes de vacaciones

Al igual que muchos neoyorquinos, la estudiante universitaria Nadia Wilemski se ha sentido esta semana el inquietante recuerdo del inicio de la pandemia del coronavirus. Esta joven de 20 años, vacunada y reforzada, hizo una cola de dos horas en la ciudad para someterse a las pruebas el lunes, tras presentar algunos de los síntomas reveladores del virus. Tras saber que era positiva, sus planes de viajar a casa para pasar las vacaciones se desbarataron rápidamente.

La estudiante de teatro musical se sintió exasperada, incapaz de encontrar un lugar donde aislarse cuando su residencia universitaria cerró por vacaciones de invierno. Su mente se remontó rápidamente a principios de 2020, cuando sintió que “era el fin del mundo”.

“Da esas mismas vibraciones”, dijo Wilemski.

El sábado, el estado de Nueva York batió un récord por segundo día consecutivo con más de 21.900 casos diarios notificados, una cifra que no se había visto ni siquiera durante las sombrías olas del invierno y la primavera pasados, según datos analizados por The Washington Post, aunque las pruebas estaban menos disponibles en los primeros días. El rápido aumento de las cifras ha despertado la preocupación de que el brote del estado pueda ser una señal de lo que está por venir en otros lugares.

En lo que parecía un deja vu pandémico, un flujo constante de centros de la ciudad de Nueva York anunciaron que están cerrando sus puertas en previsión de una ola de casos de coronavirus que se agrava. “Saturday Night Live” no tendrá público en directo en el programa de este fin de semana y la invitada musical Charli XCX no actuará. Mientras tanto, el afamado grupo de baile de las Rockettes, que acababa de volver a los escenarios, suspendió los espectáculos restantes de “Christmas Spectacular” debido a los “crecientes desafíos de la pandemia.”

Varios restaurantes y teatros de Nueva York que dependen de las grandes ventas de diciembre también cerraron temporalmente en los últimos días. Los espectáculos de Broadway, entre ellos la superproducción “Hamilton” y “Tina”, sobre la vida de Tina Turner, cancelaron sus funciones esta semana. A menor escala, amigos y familias están cancelando sus reuniones navideñas.

Nueva York fue el primer centro de la pandemia en Estados Unidos, y el último repunte para algunos trajo recuerdos de marzo de 2020, aunque las hospitalizaciones y las muertes siguen estando muy por debajo de lo que fueron en los picos anteriores. Sin embargo, el repunte ya está alterando la cautelosa vuelta a la normalidad que algunos neoyorquinos habían empezado a adoptar.

“Todo el mundo está bastante conmocionado”, dijo Zeba Warsi, una estudiante de la Universidad de Columbia que estaba tratando de hacerse la prueba el sábado, después de haber sufrido los síntomas del covid-19 tras la exposición a alguien que dio positivo. “No lo vimos venir”.

“Esto ha sido un despertar un poco brusco”, dijo Alexandra Brodsky, una abogada que vive en Brooklyn y que renunció a sus primeras vacaciones tras la pandemia después de dar positivo.

No obstante, la última ola de infecciones es muy diferente a la oleada de principios de 2020, dado el arsenal de herramientas para combatir el virus, incluyendo vacunas y refuerzos, dicen los expertos.

“El año pasado, en marzo, estábamos petrificados”, recuerda Mangala Narasimhan, director de los servicios de cuidados críticos de Northwell Health, que cuenta con 22 hospitales en todo el estado. “No sabíamos si los N95 iban a funcionar. Ni siquiera sabíamos dónde poner a los pacientes que teníamos. No teníamos espacio”.

Ahora, Northwell, que tiene en sus hospitales unos 400 pacientes seropositivos, es decir, aproximadamente la mitad de los ingresados el año pasado por estas fechas, dispone de terapias como los anticuerpos monoclonales. Los pacientes que se vacunan también permanecen durante períodos más cortos, dijo Narasimhan. El sistema hospitalario, que no ha suspendido sus cirugías electivas, está animando a las personas con problemas de salud no relacionados con el virus a buscar ayuda médica si la necesitan.

“Da menos miedo”, dijo Narasimhan. “Es simplemente molesto que sigamos lidiando con esto y molesto que la gente no haga las cosas correctas para que no estemos en esta situación”.

En todo el estado, las infecciones y hospitalizaciones están aumentando a un ritmo mayor entre los no vacunados en comparación con los que están inmunizados, según los datos del Departamento de Salud de Nueva York a finales de noviembre. Ese fue también el caso de Northwell, donde Narasimhan dijo que los pacientes del sistema hospitalario con covid-19 procedían predominantemente de zonas con tasas de vacunación más bajas, como Staten Island.

El aumento de las cifras de coronavirus es un recordatorio de que “la pandemia aún no ha terminado”, dijo la gobernadora de Nueva York, la demócrata Kathy Hochul, que esta semana restableció la obligación de utilizar mascarillas en los espacios cerrados. Sin embargo, añadió, el estado, que ha vacunado completamente a más del 70% de sus residentes, está mejor situado que hace 21 meses.

“Tenemos las herramientas necesarias para luchar contra este virus”, dijo.

La última variante no ha hecho más que sumarse a una oleada invernal en la ciudad de Nueva York en la que la variante delta había hecho aumentar los casos tras un cierto respiro estival.

Celine Gounder, epidemióloga y especialista en enfermedades infecciosas de Nueva York, que también asesoró al equipo de transición del presidente Joe Biden, dijo que seguirán produciéndose infecciones de última hora, pero que las vacunas siguen haciendo su trabajo para que la mayoría de los casos sean menos graves.

Si todo lo que tienes es básicamente un resfriado común con covirus porque estás vacunado y reforzado, eso es una victoria”, dijo Gounder.

Las personas que están vacunadas y reforzadas aún pueden hacer su parte para mitigar la transmisión, especialmente en la ola de omicorrientes, dijo, y añadió que los neoyorquinos deben seguir usando máscaras, reunirse en espacios bien ventilados y hacerse la prueba antes de pasar tiempo con amigos y familiares en estas fiestas.

En gran parte de los Estados Unidos y en otros lugares se han multiplicado los indicios de que el Ómicron está aumentando. En los países con transmisión comunitaria, la nueva variante se estaba propagando más rápidamente que la delta, con un número de infecciones que se duplicaba en 1½ a 3 días, dijo el sábado la Organización Mundial de la Salud. Ómicron se está extendiendo rápidamente en países con altos niveles de inmunidad de la población, pero sigue sin estar claro si evade la inmunidad, si es más transmisible o ambas cosas, dijo la agencia de salud, y tampoco se conoce aún la gravedad clínica ni la eficacia de la vacuna.

Dada la nueva variante y la reanudación de las actividades presenciales, los funcionarios de salud pública han previsto una mayor demanda de pruebas. Pero el país ha tenido problemas con el suministro de pruebas, un problema que ahogó la mitigación al principio de la pandemia.

La ciudad de Nueva York, que anunció esta semana que distribuiría 500.000 pruebas a domicilio y ampliaría los centros de pruebas, ha visto cómo los residentes hacían cola durante horas para hacerse la prueba. Los comercios han informado de que se han agotado las pruebas rápidas de antígenos, las de resultado rápido que se venden sin receta.

Warsi, una periodista que informó sobre la pandemia desde la India antes de llegar a Nueva York en otoño para asistir a la Universidad de Columbia, dijo que salió a cenar con un pequeño grupo de amigos el martes. Todos estaban vacunados, dijo, y como hacía frío, comieron en el interior.

Todavía no puede recibir la vacuna de refuerzo; en la India, dijo, las autoridades aumentaron el tiempo entre las dos primeras dosis, lo que significa que no recibió la segunda vacuna hasta el otoño. Unos días después de la cena, tuvo fiebre y dolor de garganta.

El sábado, estaba considerando qué centro de pruebas podría ofrecer el menor tiempo de espera. Una amiga, dijo, esperó más de dos horas fuera para hacerse la prueba. En las farmacias locales no quedaban kits para llevar a casa. Y renunció a llamar a la línea directa de covid-19 de la ciudad después de permanecer en espera durante 36 minutos.

“Los síntomas son bastante leves”, dijo Warsi. “Pero es la ansiedad de no poder acceder a la atención sanitaria en una ciudad como Nueva York”.

Tomado de  The Washington Post