51 Países prohíben severamente las operaciones con criptomonedas

El futuro de las criptomonedas es, posiblemente, una de las mayores incógnitas. Algunos auguran que llegarán a sustituir a la moneda FIAT, es decir, la que empleamos en la actualidad, otros consideran que no llegará a ese punto, pero que sí que se convertirá en un medio de pago habitual. Y por el otro lado, están quienes consideran que solo se mantendrá como inversión de alto riesgo pero que puede generar grandes beneficios, e incluso los que piensan que tienen los días contados, y que tarde o temprano reventará la burbuja que se ha formado alrededor de las mismas.

Sea como fuere, a falta de poder saber cuál será su futuro, debemos tener el ojo muy puesto en lo que ocurre en su presente, no solo para jugar a futurólogos, como sobre todo para intentar tener claro si, a día de hoy, invertir en criptomonedas es o no es recomendable, y en qué lugares podremos operar con las mismas. Y es que pese al fanatismo de algunos y la negatividad de otros, seguramente la realidad se encuentre en un punto razonablemente intermedio, al menos a corto plazo.

Lo que ocurre es que, incluso mirando en el corto plazo, hay algunas señales que son, cuanto menos, preocupantes para el futuro de las criptomonedas. Y no, no voy a hablar de sus fluctuaciones, de la concentración de algunas de ellas, como ocurre con Bitcoin, o de los problemas inherentes a su naturaleza inmaterial. No, en realidad, en mi opinión, el mayor problema a día de hoy tiene que ver con los países en los que se permite operar con las criptomonedas, y lo cierto es que la lista se va reduciendo con el paso del tiempo.

La última muestra de ello la encontramos en un informe publicado recientemente por la Librería del Congreso de Estados Unidos, un documento que puedes ver aquí, y que arroja una cifra que apuesto a que sorprenderá a muchos, y es que un total de 51 países prohíben o limitan de manera muy severa las operaciones con criptomonedas. Más concretamente, son nueve los países que han prohibido por completo operar con ellas, mientras que los 42 restantes prohíben que bancos y otras instituciones financieras operen con criptomonedas y ofrezcan a sus clientes cualquier tipo de servicio con las mismas.

No es la primera que esta institución realiza este estudio, por lo que podemos valorar la evolución y, sin duda, la tendencia es bastante negativa para las criptomonedas, ya que en la anterior revisión, de 2018, eran ocho los países que prohibían las criptomonedas y 15 los que imponían limitaciones muy severas. Así pues, hemos pasado de 23 a 51, más del doble en tres años, y en un momento en el que muchos estados están analizando cómo actuar frente a las cripto.

Argelia, Bangladesh, China, Egipto, Irak, Marruecos, Nepal, Qatar y Túnez son los países que han prohibido las criptomonedas y, aunque la influencia de la mayoría de ellas tiene un alcance muy limitado, el foco sin duda apunta a China, que no debemos olvidar que es, al tiempo, el país con la mayor cantidad de mineros de criptomonedas, además de la segunda economía más fuerte del mundo, con una enorme influencia en un gran número de economías emergentes y pre-emergentes.

Tomado de Antilavado de Dinero / MC