Una justicia que se mueve al son del ‘dedo’ y un crimen organizado que baila de la mano de los partidos #Panamá

Un año más se va y más retos se acumulan a la montaña de los que están a la espera de que algún día sean resueltos.

El 2021, ha sido un año golpeado por el Covid-19, plagado en escándalos, quizás unos más grandes que los otros, pero lo cierto es que los Gobernantes  de turnos están en deuda con el país y sobre todo con el panameño que sueñan con una justicia equitativa, que los atracos a los dineros de los contribuyente sean un mal sueño, o sea una pesadilla, y que el crimen organizado con las conexiones en ‘algunas’ de las figuras de los partidos políticos, algún día, sean parte de un mal pasado.

Pero mientras no exista la voluntad de implementar una escogencia por concurso de los magistrados y de los funcionarios que tienen por misión el perseguir los delitos, seguiremos teniendo una libertad a medias y una justicia que baila al son del que esté en el Palacio de Las Garzas.  Aunque esto no es de ahora, ningún GOB ha tenido la voluntad o disposición de garantizarle un gran futuro a las próximas generaciones.

Por todo lo anterior, solo nos resta recordar que en nuestras manos está en que las próximas figuras que aspiren a tomar las riendas del país sean personas con credibilidad y que odien el doble discurso.  Y otra cosa… No olvides que tu voto no vale un tanque de gas.