Sobreviviente de cáncer en Ohio murió tras contraer COVID-19 de un amigo que le ocultó el diagnóstico

Una mujer octogenaria de Ohio que sobrevivió al cáncer murió de COVID-19 luego de contraer el virus por un amigo infectado que le ocultó el diagnóstico para jugar a las cartas en una reunión social, informó la familia de la fallecida.

Barb Bartolovich, de 82 años, quien sobrevivió al cáncer de sangre (leucemia), fue vacunada y tomó las precauciones para evitar contagiarse del virus, informó WXYZ.

Sin embargo, pese a que trataba de no socializar masivamente, decidió reunirse con amigos para jugar a las cartas y les preguntó previamente si estaban vacunados, recibiendo una respuesta afirmativa de todos, pero su familia manifestó que uno de ellos mintió.

“Alguien decidió que dar positivo por COVID-19 es algo que se puede ocultar”, declaró Lauren Nash, nieta de Bartolovich a WXYZ. “La única forma de que nos enteramos fue porque la persona lo confesó después de que ‘Nana’ se enfermó”.

Bartolovich, quien dejó cuatro hijos y 10 nietos, fue hospitalizada y conectada a un ventilador pulmonar, pero murió el pasado 21 de diciembre, indicó el informe médico.

“Ella lo era todo para todos. Como todo el mundo dice, si conocías a Barb, eras amado. Se la llevaron demasiado pronto”, agregó Nash, quien está motivada a difundir un mensaje sobre la importancia de las medidas de seguridad contra el virus pandémico.

“No vale la pena. No vale la pena saber que lastimaste a alguien. Potencialmente lastimaste a alguien, o mataste a alguien porque quieres salir y divertirte”, recalcó Nash. “Estoy horrorizada por dónde estamos y lo que está pasando, porque no hemos tomado en cuenta la vida de las personas”.

Bartolovich había perdido a su esposo Frank “Moose” Bartolovich, en 2014 y apreciaba su papel se esposa, madre y abuela, de acuerdo con su obituario, el cual salió en WKBN.

“Un pequeño petardo. Bárbara siempre estaba ansiosa por ir a reuniones familiares, vacaciones y salidas improvisadas. Ella fue su sistema de apoyo durante toda la vida y les enseñó muchas lecciones”, apuntó el obituario, el cual acotó que el lema de Bartolovich era: “No hay nada tan malo en la vida que no se pueda arreglar”.

Agregó el obituario que sus nietos la consideraban una persona “genial y divertida”, y la describían quien la conocía era amada por ella, y ser amada por Bárbara era el “sentimiento más especial del mundo”.

Tomado de eldiariony.com