#Editorial Entre el descaro y la incapacidad #Panamá

Es triste escuchar decir a un gobernante que van para su casa hasta los recomendados… ya es la segunda vez que lo dice. Esto antes era un secreto a voces, pero ahora se dice a los 4 vientos y nadie dice nada.

En otras palabras, la cosa pública es manejada con descaro y sin el más mínimo respeto de los recursos $$$$$ que aportan diariamente los contribuyentes. ¿Estas personas pensarían de la misma manera si el dinero que se usa para pagarles a estos “recomendados” saliera de sus bolsillos?

Lo cierto es que el desempleo crece de la mano del desgreño administrativo y el descaro. Esto nos obliga a pensar dos y muchas veces más al momento de depositar un voto cada 5 años.

Recordemos que si un político dice que va hacer y deshacer, que explique cómo y con qué dinero lo realizará. Basta de cuentos y ataques emocionales de ‘falsos líderes’.

Y tengamos siempre presente, que si el hablar costara plata nadie lo hiciera… y que el papel aguanta todo lo que le escriban.