Batallón Azov: ¿Qué es el régimen neonazi de extrema derecha ucraniana?

A medida que la invasión rusa de Ucrania avanzaba, un regimiento militar ucraniano de extrema derecha volvió a sonar poco a poco en los titulares mundiales.

El presidente ruso, Vladimir Putin, se refirió a la presencia de tales unidades dentro del ejército ucraniano como una de las razones para lanzar su llamada operación militar especial, con el fin de desmilitarizar y “desnazificar” Ucrania.

Por su parte, la guardia nacional de Ucrania tuiteó un video que muestra a miembros del Batallón de Azov cubriendo sus balas con grasa de cerdo para usarlas supuestamente contra musulmanes chechenos, aliados de Rusia, desplegados en su país.

¿Qué es el regimiento Azov?

Azov es una unidad militar de infantería de voluntarios de extrema derecha cuyos miembros, estimados en 900, son ultranacionalistas y están acusados ​​​​de albergar ideología neonazi y supremacista blanca.

La unidad se formó inicialmente como un grupo de voluntarios en mayo de 2014 a partir de la banda ultranacionalista Patriota de Ucrania y el grupo neonazi Asamblea Nacional Social (SNA). 

Ambos grupos, supuestamente se comprometieron con ideales xenófobos y neonazis, además de presuntamente agredir físicamente a los inmigrantes, la comunidad gitana y las personas que se oponían a sus puntos de vista.

Como batallón, el grupo luchó en el frente contra los separatistas prorrusos en Donetsk, la región oriental de Ucrania. Cabe recordar que justo antes de lanzar la invasión, Putin reconoció la independencia de dos regiones controladas por los rebeldes de Donbas.

Unos meses después de recuperar la estratégica ciudad portuaria de Mariúpol de manos de los separatistas respaldados por Rusia, la unidad se integró oficialmente en la Guardia Nacional de Ucrania el 12 de noviembre de 2014 y recibió grandes elogios del entonces presidente Petro Poroshenko.

¿Quién fundó Azov?

La unidad fue dirigida por Andriy Biletsky, quien se desempeñó como líder tanto del Patriota de Ucrania (fundado en 2005) como del SNA (fundado en 2008). Se sabe que el SNA ha llevado a cabo ataques contra grupos minoritarios  en Ucrania.

En 2010, Biletsky dijo que el propósito nacional de Ucrania era “liderar a las razas blancas del mundo en una cruzada final… contra los Untermenschen [razas inferiores] dirigidos por los semitas”.

Biletsky fue elegido para el parlamento en 2014. Dejó Azov porque los funcionarios electos no pueden estar en el ejército o la policía y permaneció como diputado hasta 2019.

Antes de formar parte de las fuerzas armadas de Ucrania, ¿quién financió Azov?

La unidad recibió el respaldo del ministro del Interior de Ucrania en 2014, ya que el gobierno reconoció que su propio ejército era demasiado débil para luchar contra los separatistas prorrusos y dependía de las fuerzas voluntarias paramilitares.

Estas fuerzas fueron financiadas de forma privada por oligarcas, siendo el más conocido Igor Kolomoisky, un multimillonario magnate de la energía y entonces gobernador de la región de Dnipropetrovska.

Además de Azov, Kolomoisky financió otros batallones de voluntarios como las unidades Dnipro 1 y Dnipro 2, Aidar y Donbas.

Azov recibió financiación y asistencia tempranas de otro oligarca: Serhiy Taruta, el gobernador multimillonario de la región de Donetsk.

Ideología neonazi

En 2015, Andriy Diachenko, el portavoz del regimiento en ese momento, dijo que entre el 10 y el 20 por ciento de los reclutas de Azov eran nazis.

La unidad ha negado adherirse a la ideología nazi en su conjunto, pero los símbolos nazis como la esvástica y las insignias de las SS abundan en los uniformes y cuerpos de los miembros de Azov.

Por ejemplo, el uniforme lleva el símbolo neonazi Wolfsangel, que se parece a una esvástica negra sobre un fondo amarillo. El grupo dijo que es simplemente una amalgama de las letras “N” e “I” que representan “idea nacional”.

Los miembros individuales han profesado ser neonazis, y el ultranacionalismo de extrema derecha es generalizado entre los miembros.

En enero de 2018, Azov lanzó su unidad de patrulla callejera llamada National Druzhyna para “restaurar” el orden en la capital, Kiev. En cambio, la unidad llevó a cabo programas contra la comunidad gitana y supestamente atacó a miembros de la comunidad LGBTQ.

Tomado de eldiariony.com