Implante cerebral permite a hombre con parálisis pedir cerveza y curry con sus pensamientos

Un hombre completamente paralizado pudo comunicarse con su familia a través de un implante cerebral que lee las señales de su cerebro. Además de manifestar el amor por su hijo, el paciente de ahora 36 años comunicó su deseo de obtener diferentes tipos de alimentos, como curry y sopa de patata.

El paciente alemán de identidad reservada sufre de esclerosis lateral amiotrófica (ELA). Es la primera vez que alguien consciente y cognitivamente capaz pero completamente paralizado, pudo comunicarse en oraciones completas, según el estudio publicado en la revista Nature Communications.

Los pacientes con este trastorno neurodegenerativo pierden el control de sus músculos. Cuando una persona con ELA ya no puede hablar, pueden responder preguntas de sí o no con movimientos oculares sutiles. Con la progresión de la enfermedad, los ojos dejan de moverse.

Las personas con ELA pueden quedarse sin ningún medio de comunicación, no pueden expresar sus necesidades y deseos, en un aislamiento extremo, completamente encerrados en su cuerpo.

El participante en el nuevo estudio fue diagnosticado con ELA en 2015, comenzó a trabajar con un equipo de investigación en la Universidad de Tübingen en 2018, cuando aún podía mover los ojos. El paciente quería el implante invasivo para tratar de mantener la comunicación con la familia.

Los investigadores insertaron dos conjuntos de microelectrodos en el cerebro del paciente. El dispositivo lee las señales de su cerebro. El hombre paralizado pudo seleccionar letras, una por minuto, formar palabras y frases para comunicar sus necesidades y experiencias.

“Chicos, funciona tan fácilmente”, llego a comunicar el paciente los investigadores. Durante un periodo informado de 135 días, se intentaron sesiones de deletreador en 107 días, promedio de estas comunicaciones fue de 131 caracteres por día.

“Amo a mi genial hijo”, pudo comunicar el paciente alemán en una interacción con su hijo de 4 años y su esposa. “¿Quieres ver Robin Hood de Disney conmigo?”; “Mi mayor deseo es una cama nueva y mañana iré contigo a la barbacoa”, son otras de las frases que logró compartir.

El paciente pudo comunicar frases referentes a su cuidado como: “la cabeza siempre recta”, “sin camisa pero calcetines (para la noche)”, “masaje de cabeza de mamá”.

A través del implante, el hombre también pudo compartir sus deseos de tener diferentes tipos de alimentos en su tubo. Le indicó a su esposa que comprara un mixer para sopa con carne, también manifestó su deseo por sopa de guisantes, curry con patata, bologna y sopa de patata.

“Muchas veces estuve con él hasta la medianoche o pasada la medianoche”, dijo uno de los investigadores y autores principales del estudio, Ujwal Chaudhary. “La última palabra siempre fue ‘cerveza’ ”, reveló el ingeniero biomédico y neurotecnólogo, según Al Jazeera.

La habilidad para deletrear del paciente ha disminuido y ahora responde principalmente a preguntas de sí o no, pero los investigadores del Centro Wyss continúan trabajando con él.

Science comparte que la fundación de Chaudhary está buscando financiamiento para dar implantes similares a varias personas más con ELA. Se considera que el sistema costaría cerca de $500,000 durante los primeros 2 años.

Tomado de eldiariony.com