El insólito error de las tropas rusas que frustró los deseos de Putin de una invasión rápida a Ucrania

Las tropas rusas en Ucrania han confiado, con sorprendente frecuencia, en dispositivos de comunicación no seguros, como teléfonos inteligentes y radios de pulsar para hablar, dejando a las unidades vulnerables a los objetivos, y subrayando aún más las deficiencias de mando y control que han llegado a definir la invasión de un mes de Moscú, dicen los observadores.

“Estamos viendo que utilizan mucho más las comunicaciones no clasificadas porque su capacidad de comunicaciones clasificadas… por una u otra razón, no es tan fuerte como debería ser”, dijo a los periodistas en una reciente sesión informativa un alto funcionario de defensa estadounidense, que habló bajo condición de anonimato según los términos establecidos por el Pentágono.

Los militares rusos poseen equipos modernos capaces de realizar transmisiones seguras, pero las tropas en el campo de batalla han recurrido a líneas más sencillas de utilizar pero menos seguras debido a una disciplina desigual entre las filas, a una aparente falta de planificación para llevar a cabo una lucha sostenida a larga distancia y a los ataques rusos a la infraestructura de comunicaciones de Ucrania, en la que también se ha apoyado, dicen los expertos.

Un funcionario de los servicios de inteligencia europeos, que habló bajo condición de anonimato para discutir las evaluaciones de la OTAN en el campo de batalla, dijo que desde que comenzó la invasión a finales de febrero, ha habido múltiples casos de comandantes rusos que confiscaron los teléfonos personales de sus subordinados por temor a que revelaran involuntariamente la ubicación de una unidad.

Del mismo modo, los civiles ucranianos han denunciado el robo de sus teléfonos por parte de las tropas rusas, que los utilizan para hablar entre ellos y con su familia en su país, dijo este funcionario. Esas llamadas, señaló el funcionario, han revelado las frustraciones de las tropas y el descenso de la moral, ya que el ejército ucraniano ha obstaculizado el avance de Rusia en torno a ciudades clave, matando a miles de rusos en el proceso.

El Pentágono dijo el viernes que sus últimos datos de inteligencia mostraban que las fuerzas rusas habían perdido el control total de Kherson, una ciudad portuaria a lo largo del Mar Negro, a medida que Ucrania amplía sus operaciones ofensivas en la parte clave del país y Rusia parece haber cambiado su énfasis a la región separatista de Donbas en el este. Las fuerzas ucranianas también han hecho retroceder los avances rusos en las afueras de la ciudad septentrional de Chernihiv, con otras ofensivas en curso en los suburbios occidentales de Kiev, la capital, dijo el alto funcionario de defensa estadounidense.

Hay pruebas de que Estados Unidos y otros países de la OTAN han proporcionado a las fuerzas ucranianas equipos de guerra electrónica capaces de interrumpir las transmisiones rusas y permitirles apuntar a los puestos de mando rusos, dijo Kostas Tigkos, un experto militar ruso de la empresa de análisis de defensa Janes Group. Al destruir los nodos de comunicación de Rusia, los ucranianos podrían presionar a sus adversarios para que utilicen equipos menos seguros, dijo, aumentando la probabilidad de que sus conversaciones sean interceptadas o sus posiciones trianguladas.

Aunque el ejército ruso ha revisado su tecnología militar en las últimas dos décadas, con cierto énfasis en la modernización de su hardware de comunicaciones, Tigkos dijo que el equipo es sólo una parte de la ecuación. “Una cosa es desarrollar una buena radio que funcione bien. Otra cosa es desplegar esa radio, construir una red y llevar a cabo una compleja operación militar con miles de piezas móviles, y hacer que funcionen juntas como una sinfonía.”

Las transmisiones militares rusas a través de líneas no seguras han sido tan frecuentes, dicen los analistas, que los entusiastas de la radioafición las han sintonizado en línea utilizando sitios como Web SDR. Algunas conversaciones han revelado las frustraciones de las tropas. En una transmisión del 5 de marzo, un miembro del servicio ruso se identifica como “Blacksmith”, en lugar de un indicativo de llamada. “¡No digas los apellidos en el aire!”, responde otro. La transmisión fue proporcionada a The Washington Post por Shadow Break International, una consultora de inteligencia de código abierto con sede en Gran Bretaña.

En otra discusión, los soldados rusos parecen confundirse al confundir sus indicativos. Uno se identifica como “Exchange”. Otro dice entonces que, de hecho, ese es su indicativo. “¡Te has confundido!”, explica uno de ellos.

Los comandantes rusos también han mostrado dificultades para orquestar las comunicaciones en un campo de batalla tan vasto y dinámico, dicen los analistas. Sus fuerzas se extienden por toda Ucrania, el país más grande de Europa fuera de Rusia, lo que supone un reto para los planificadores militares que deben coordinar los sitios de transmisión móviles y asegurarse de que las radios funcionan en frecuencias que deben cambiarse constantemente.

Al mismo tiempo, los analistas militares han advertido de que no se deben hacer generalizaciones sobre el rendimiento de las comunicaciones de los rusos. Algunas unidades, dicen, pueden estar mejor equipadas y disciplinadas que otras.

Las fotos de los equipos rusos capturados por las fuerzas ucranianas muestran radios sofisticadas y seguras, dijo Sam Bendett, un experto en tecnología militar rusa del Centro de Análisis Navales en Arlington, Virginia. Otras imágenes muestran equipos de uso corriente. Es posible que algunos miembros del personal ruso utilicen estas radios para mezclarse en el amplio espectro de frecuencias civiles -como una aguja en un pajar, dijo Bendett- en lugar de las frecuencias militares, que son más limitadas y detectables con el equipo adecuado.

Hay pruebas anecdóticas de que las comunicaciones no seguras de Rusia han provocado pérdidas en el campo de batalla. Un general ruso murió supuestamente en un ataque aéreo después de que su teléfono móvil fuera detectado por los ucranianos, según informó el New York Times a principios de este mes.

En otro caso, compartido por el Ministerio de Defensa ucraniano, se escuchó a dos oficiales de inteligencia rusos discutir por una frecuencia abierta la muerte de un oficial superior. Cuando uno de ellos pidió hablar por una línea cifrada, el otro dijo que no funcionaba.

“No podemos ponernos en contacto con nadie en absoluto”, dijo el funcionario, lamentando su teléfono inoperativo, llamado Era. El dispositivo, de fabricación rusa, depende de una red celular para funcionar, pero los intensos bombardeos han destruido las torres de telefonía móvil en muchas partes del país, lo que a su vez limita la capacidad de los rusos para utilizar teléfonos seguros, dijo Tigkos, el analista de Janes Group.

También es probable que los altos mandos rusos, con experiencia en la lucha contra fuerzas menos capaces en otros escenarios, hayan caído en la complacencia y se hayan visto sorprendidos por la determinación de las fuerzas ucranianas. Los comandantes rusos han rotado por Siria durante años, donde las radios y los teléfonos móviles podían utilizarse sin preocuparse por las interferencias o el seguimiento, señaló Bendett, del Centro de Análisis Navales.

“Parece probable”, dijo, “que algunos oficiales adquirieron malos hábitos que pensaron que funcionarían en Ucrania”.

– – –

(c) 2022, The Washington Post – Por Alex Horton y Shane Harris