Reino Unido advirtió sobre el envío de más de 1,000 mercenarios del Grupo Wagner en el este de Ucrania

El Reino Unido informó este lunes que la compañía privada de militares, el Grupo Wagner, fue desplegada en el este de Ucrania, correspondiendo con las advertencias previas de una posible injerencia del grupo mercenario en territorio ucraniano.

“Se espera que se desplieguen más de 1,000 mercenarios, incluidos los principales líderes de la organización para emprender operaciones de combate”, precisó el Ministerio de Defensa de Gran Bretaña a través de un informe.

El Grupo Wagner, del que han denunciado posible presencia en África y Siria, tiene actualmente prioridad el conflicto en Ucrania. La principal razón han sido las grandes pérdidas de Rusia y la efectiva resistencia ucraniana, así como graves problemas logísticos por parte del Kremlin, apuntó el informe.

Se estima que hay presencia de mercenarios rusos en al menos 30 países de cuatro continentes, lo que demuestra la expansión del escuadrón, cuyo primer ensayo fue en el conflicto con Ucrania en 2014. A partir de ese año, el grupo se ha ido convirtiendo en una herramienta importante para Rusia en el objetivo de defender sus intereses, apuntó Infobae.

Las empresas de mercenarios, a pesar de ser técnicamente ilegales de acuerdo con la Constitución de Rusia, se han convertido en un factor clave en la estrategia de “guerra híbrida” que el gobierno ruso ha librado, aparte de permitirle a Vladimir Putin tener un medio para ejecutar sus objetivos políticos e impulsar intereses de seguridad nacional rusos en todo el mundo, señaló un informe del Centro para los Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS).

Durante la primera semana de invasión a Ucrania, un artículo del diario londinense The Times publicó un informe que reveló que el grupo estaba en Kiev con el objetivo de asesinar al mandatario Volodimir Zelensky para derrocar a su gobierno.

El informe detalló que el gobierno de Putin había trasladado a 400 mercenarios provenientes de África a Kiev cinco semanas antes del inicio de la guerra, con la misión principal de decapitar a Zelensky.

De acuerdo con el informe de The Times, Zelensky recibió la información el 26 de febrero, y horas más tarde se implementó un toque de queda en Kiev entre las 5:00 p.m. y las 8:00 a.m. Durante ese tiempo se afianzó la seguridad en la capital.

En diciembre, la Unión Europea, con el respaldo del secretario de Estado, Antony Blinken, acordó sancionar al Grupo Wagner por presuntos abusos contra los derechos humanos. Los abusos incluyen ejecuciones, tortura y asesinatos extrajudiciales. Se le denunció al grupo por cometer actividades desestabilizadoras en Siria, Libia, República Centroafricana y la región ucraniana de Donbas.

Tomado de eldiariony.com