Los países europeos expulsan a diplomáticos y oficiales de inteligencia rusos

Varios países anunciaron este martes que expulsan a diplomáticos rusos de sus países.

Según el Ministerio de Asuntos Exteriores holandés, los Países Bajos expulsaron a 17 oficiales de inteligencia rusos adscritos a diplomáticos rusos en el país. La decisión se basó en la información de los servicios de inteligencia y de seguridad holandeses, que calificaron a los funcionarios rusos como una amenaza para la seguridad nacional.

«Esta medida se tomó en coordinación con otros países afines», añadió.

El Ministerio de Asuntos Exteriores ruso confirmó la expulsión de 17 diplomáticos, según el medio estatal ruso TASS.

Bélgica dijo que está expulsando a 21 diplomáticos rusos que han sido identificados como involucrados en espionaje y «actividades de influencia», dijo la Ministra de Asuntos Exteriores de Bélgica, Sophie Wilmes.

Wilmes dijo que los diplomáticos son de la embajada y el consulado rusos.

Irlanda y la República Checa también expulsaron a un total combinado de cinco diplomáticos rusos.

Irlanda expulsó a cuatro altos funcionarios diplomáticos rusos, dijo el ministro irlandés de Asuntos Exteriores, Simon Coveney, en un comunicado. Coveney dijo que su ministerio había informado al embajador ruso de la decisión del gobierno de expulsar a los diplomáticos debido a que sus actividades no eran «acordes con las normas internacionales de comportamiento diplomático».

En la República Checa, un diplomático ruso de la embajada en Praga había sido declarado «persona non grata», según el Ministerio de Asuntos Exteriores checo, que añadió que, junto con sus aliados, estaban «reduciendo la presencia de la inteligencia rusa en la UE».

Las embajadas rusas en Irlanda y Bélgica condenaron los movimientos, diciendo que «no quedarán sin respuesta».

«Esta es una decisión arbitraria e infundada, que sólo puede deteriorar aún más las relaciones ruso-irlandesas ya dañadas por la participación irlandesa en las sanciones ilegítimas de la UE contra Rusia», dijo la embajada rusa en Irlanda en un comunicado publicado en su cuenta de Twitter.

Por su parte, la embajada rusa en Bélgica, en un comunicado, también calificó la medida como «un grave golpe a las relaciones ruso-belgas [que] va en contra de la larga historia de interacción entre los dos países».

«Esta acción inamistosa de la parte belga ciertamente no quedará sin respuesta», decía el comunicado.

Tomado de CNN