Así se ve el insecto acuático descubierto en Vichada #Colombia

Es noticia por estos días el descubrimiento de un nuevo insecto acuático en nuestro país. Sucedió en el departamento de Vichada y fue nombrado como Zunielmis Pax. Pertenece al orden Coleóptero y ha sido descrito como uno de los más abundantes entre las esponjas Drulia y Metania. Cristian Granados Martínez, profesor de la Universidad de La Guajira, en compañía de un grupo de expertos en Taxonomía, lograron el descubrimiento como resultado de varias expediciones científicas que habían emprendido en el departamento.

De acuerdo a lo dicho por Granados Martínez, el nombre del insecto proviene de una combinación entre “Zuni”, derivado de Zúñiga, como un reconocimiento a la labor adelantada por la doctora María del Carmen Zúñiga, ciéntifica pionera en el estudio taxonómico de la familia Elmidae en el país, y el sufijo “Elmis”, que se asocia al tipo de género del animal colectado. El nombre de la especie viene de un sustantivo en latín Pax, que significa “Paz”.

Para el investigador, el descubrimiento significa un gran aporte a la biodiversidad de Colombia y el mundo. “(…) hemos conocido que estas zonas del Vichada y otras cercanas al río Orinoco están sufriendo por las quemas de bosques y significa algo bueno, en medio de tantas cosas malas”, afirmó. Esta es la cuarta nueva especie que descubre Granados Martínez, lo que ubica no solo su trabajo sino también el de la Universidad de La Guajira en el radar internacional como uno de los pilares fundamentales en la producción de conocimiento, estudio e investigación de los macroinvertebrados acuáticos en el país.

Desde 2016, con el apoyo del Instituto Alexander von Humboldt, que conoció el trabajo del docente y el capítulo del libro que escribió sobre la biota acuática de la serranía de La Macuira, se han realizado varias expediciones por ríos del Vichada, que pertenecen a zonas afectadas por el conflicto armado durante años. En la primera expedición fue descubierta la especie Campsurus Vichada, en el río Tomo, y después Campsurus Cristales en Caño Cristales.

Según estudios publicados en 2017, bajo esta alianza, la zona en la que ha sido descubierto el insecto, particularmente en las inmediaciones del río Bita, ha presentado en los últimos años información de carácter valioso en cuanto a la preservación de la fauna y la flora de Colombia se refiere. De hecho, este río se ha convertido en una zona de conservación gracias a la biodiversidad que reúne, desde esponjas y crustáceos, hasta peces y reptiles. Se pueden encontrar alrededor de 24 especies de plantas, 11 de crustáceos, 254 de peces,19 de anfibios, 38 de reptiles, 201 de aves y 63 de mamíferos.

El Vichada se ubica en una región que se extiende desde el piedemonte de la cordillera oriental en los Llanos Orientales hasta Venezuela, sobre la cuenca del río Orinoco. El departamento limita al norte con Casanare y Arauca, al norte y este con Venezuela, al sur con Guainía, al suroeste con Guaviare y al oeste con Meta. Alberga una de las joyas ambientales y de biodiversidad más importantes del país: el ya mencionado río Bita. Gracias a que fluye sin obstáculos por más de 598 kilómetros antes de desembocar en el río Orinoco, el Bita es hogar de innumerables especies y sus hábitats de agua dulce y ecosistemas de bosques son un refugio para los delfines de río, la arawana azul y la tortuga charapa.

El Parque Nacional Natural El Tuparro también es uno de los espacios propicios para el cuidado y preservación de la biodiversidad. Es un santuario de aves (hay más de 320 especies), orquídeas, monos, serpientes y toninas. Hay allí también un antiguo cementerio que perteneció a la nación indígena de los Maipures, hoy desaparecidos. En 1982 se declaró monumento nacional, zona núcleo de una Reserva de la Biosfera. Por su importancia para el planeta y su fragilidad ambiental, el ingreso al público es restringido.

Tomado de Infobae