Desmantelaron una red de lavado de dinero que blanqueó millones de dólares para un cartel mexicano que opera en EEUU

Las autoridades antinarcóticos de Nueva York desmantelaron un grupo que durante años lavó millones de dólares para un cártel de drogas mexicano que operaba en el estado norteamericano.

De acuerdo con una investigación de The New York Post, el equipo de lavadores se movió en barrios de la Gran Manzana como Flushing, Queens, Sunset Park y Bensonhurst en Brooklyn a instancias de los narcotraficantes.

Los blanqueadores le respondían al conocido narcotraficante de Atlanta José “Chiquis” Herrera-Guzmán, a quien las autoridades llevaban siguiendo la pista tiempo antes de identificar a sus testaferros.

Fue precísamente por una interceptación al celular de Herrera-Guzmán que los agentes pudieron observar una entrega de millones de dólares en efectivo a dos neoyorquinos luego identificados como Shaui Sun y Darren Hing Li en un estacionamiento de Walmart y en un edificio de apartamentos al norte de la capital del estado de Georgia.

Los agentes siguieron a la pareja, que tomó la autopista I-85 al noreste de Atlanta a bordo de un GMC Terrain alquilado, y los detuvieron cuando aún les faltaban más de 1.200 kilómetros para regresar a Nueva York.

La policía detuvo el vehículo y les ordenó que salieran, notando que estaban ansiosos.

“El señor Sun parecía muy nervioso hablando conmigo. No podía quedarse quieto y pude ver su arteria carótida latiendo rápidamente en su cuello”, escribió más tarde el policía en un informe policial.

El oficial registró la camioneta de los hombres y descubrió una maleta y una mochila con 33 fajos de billetes de 20 dólares, dos fajos de billetes de 100 dólares y una máquina para contar dinero.

El policía incautó el efectivo, 350.000 dólares en total, en una detención que se llevó a acabo en agosto de 2018 y que sirvió para poner en evidencia a la banda.

De acuerdo con las autoridades, los dos detenidos fueron liberados, y desde entonces seguidos muy de cerca, algo que permitió descubrir una red más amplia de lavadores de dinero que operaba en todo Nueva York.

El esquema de lavado era multimillonario y estaba en expansión. Lo operaban un grupo de hombres entre los que estaban Li y Sun, pero también un taxista de Queens llamado ian Feng Wu y otros dos presuntos lavadores de dinero, Xian de Jiang y Xiao Yu Wang.

El viaje de Li y Sun a Georgia fue uno de varios fuera del estado que la pareja realizó durante 2017 2018 como parte de su operación de lavado de dinero, según documentos judiciales.

En ese período, los hombres, ambos de 30 años, viajaron en avión a Georgia y también viajaron a Detroit, Michigan, varias veces para recoger efectivo que luego entregarían en depósitos en Nueva York o lo lavarían ellos mismos. Los miembros de la tripulación también recogieron dinero en efectivo en Chicago, precisaron los federales.

Para lavar la masa, Sun abrió dos cuentas en un TD Bank a nombre de una supuesta empresa con sede en Flushing (Nueva York), dijeron las autoridades.

De 2017 a 2018, depositó varios cheques por un total exacto de $100.000 dólares en las cuentas. Los federales descubrieron que los cheques fueron emitidos por otra persona que luego fue condenada por evasión de impuestos y por emitir cheques falsos a cambio de dinero en efectivo.

Sun también lavó el efectivo gastándolo en una serie de artículos de lujo en un intercambio de joyas en Baltimore, incluido un reloj de pulsera Vacheron Constantin de 10.520 dólares y un anillo Bulgari de 4.234 dólares.

Mientras tanto, el encuentro con el policía estatal de Georgia no detuvo a Li, un graduado de Baruch College que habla cuatro idiomas y asistió a la escuela secundaria técnica de Brooklyn.

En el transcurso de 2018, los agentes federales que lo tenían bajo vigilancia le incautaron más de 500.000 dólares durante varias devoluciones, después de lo cual finalmente lo dejaron ir mientras continuaba siendo rastreado.

Las incautaciones de efectivo incluyeron más de 20.000 dólares confiscados en el estacionamiento de un centro comercial en Willis Avenue en Roslyn, Long Island, y más de 39.000 dólares confiscados en el New York Presbyterian Hospital en Main Street en Flushing.

“Al participar en esta conducta, el acusado y otros desempeñaron un papel fundamental en el lavado de millones de dólares en dinero del narcotráfico”, escribieron los fiscales federales en un memorando de sentencia para Li en noviembre de 2021.

Aproximadamente al mismo tiempo que Li transportaba y lavaba el dinero de las drogas, Jian Feng Wu, un taxista de librea en Flushing, recibió una propuesta comercial de uno de sus clientes para unirse a la tripulación.

Un hombre a quien Wu luego identificó ante las autoridades como “TVB” o “Boom” le pagaba al taxista varios cientos de dólares a cambio de recoger bolsas de dinero en efectivo y dejarlas en la ciudad.

Wu, que escapó de la provincia china de Fujian para emigrar a Queens a los 18 años, accedió a participar en la red criminal.

En una de las entregas en abril de 2018, Wu y un presunto asociado, Xian de Jiang, se encontraron con un presunto traficante de drogas en el estacionamiento de un buffet chino en Francis Lewis Boulevard en Bayside, Queens.

Wu recogió una bolsa roja cargada con más de 150.000 dólares del hombre hispano y supuestamente se fue con Jiang. Los agentes que estaban vigilando el intercambio los detuvieron y confiscaron el dinero en efectivo.

Los cinco miembros de la tripulación fueron arrestados en 2019 y acusados en un tribunal federal de Manhattan de conspiración para cometer lavado de dinero.

Herrera-Guzman, el narcotraficante de Georgia, fue condenado por separado por cargos de drogas la semana pasada y sentenciado a 20 años de prisión, según informes locales.

El agente de la DEA de Atlanta, Robert J. Murphy, dijo que un cártel mexicano suministró a Herrera-Guzmán heroína, cocaína y metanfetamina, informó el Atlanta Journal-Constitution en el momento de su arresto .

Wu, por su parte, fue sentenciado el jueves a tiempo cumplido por la jueza federal de Manhattan, Laura Taylor Swain, quien estuvo de acuerdo con su abogado, Chris Madiou, en que él era un jugador de bajo nivel en el esquema.

El juicio se produjo tres meses después de que Li fuera sentenciado a dos años de prisión tras declararse culpable del cargo de lavado de dinero. Sun se declaró culpable del ocultamiento deliberado del conocimiento de un delito grave, y está programado para ser sentenciado a finales de este mes.

El asociado acusado de Wu, Xian de Jiang, pagó la fianza y supuestamente huyó, y no ha comparecido ante el tribunal desde entonces. Un quinto sospechoso, Xiao Yu Wang, se declaró inocente y podría ir a juicio en un tribunal federal de Manhattan a finales de este año.

Tomado de Infobae