Duque defiende la cuestionada operación militar en Colombia

El presidente colombiano Iván Duque defendió el martes a las fuerzas de seguridad de su país tras un controvertido operativo militar realizado recientemente en el sur de Colombia en el que grupos comunales y de derechos humanos denunciaron que murieron civiles.

Hablando desde la sede de Naciones Unidas, Duque dijo que la fuerza pública de Colombia “todos los días se la juega por los colombianos” y sigue protocolos de derechos humanos.

“Las operaciones militares, en particular esta operación que ha suscitado controversia, se adelantó con un trabajo de inteligencia previo, de unificación previa y se contó además de manera casi inmediata con la participación de la Fiscalía en lo que se conoce como los actos urgentes para hacer todas las valoraciones probatorias de balística, etcétera”, dijo Duque.

El presidente agregó que espera que la Fiscalía General esclarezca lo ocurrido. El operativo militar se ejecutó hace dos semanas en la zona rural de Puerto Leguízamo, en el departamento de Putumayo, fronterizo con Ecuador. Según reportó Duque, estaba dirigido a las disidencias de las extintas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), grupos que no se acogieron al proceso de paz firmado con el Estado en 2016.

Human Rights Watch denunció la muerte de varios civiles durante el operativo del Ejército, en el que aparecieron 11 personas.

Congresistas de partidos de oposición en la Cámara de Representantes están promoviendo una moción de censura contra el ministro de Defensa, Diego Molano, para pedir su expulsión del cargo debido al operativo. Duque dijo al respecto que este no es el momento “para abordar esto con oportunismo político” o utilizar para hacer debate electoral. El mes que viene se celebran elecciones en Colombia en las que un candidato de izquierda, Gustavo Petro, lidera las encuestas y se perfila como posible ganador. Duque ya no puede presentar una reelección.

Juan Pappier, investigador senior de HRW para la División de las Américas, dijo a The Associated Press la semana pasada que entre las víctimas han sido identificadas el presidente de la junta de acción comunal, su esposa y un gobernador indígena de la zona. “Inste a que las autoridades investiguen los hechos y lleven a los responsables de cualquier hecho ilícito ante la justicia”, agregó.

El 11 de abril el general Eduardo Zapateiro, comandante del ejército, dio una declaración oficial a través de un video difundido a la prensa asegurando que la operación fue “legítima” y siguió el derecho internacional humanitario.

“Los muertos en desarrollo de la operación militar, según información de inteligencia y lo informado por las unidades que participaron en la operación, harían parte de la estructura criminal del GAOR-48 (disidencias de las FARC). Otros habrían obtenido directamente de las hostilidades”.

En la operación militar murió una mujer embarazada. Zapateiro dijo el lunes en entrevista con el canal de televisión Noticias RCN: “Yo quiero decirles que no es la primera operación donde caen mujeres embarazadas, donde caen menores de edad que son combatientes, colombianos combatientes”.

Duque visitó Naciones Unidas para hablar ante el Consejo de Seguridad sobre el proceso de paz colombiano.

Durante la sesión del Consejo de Seguridad, Carlos Ruiz Massieu, jefe de la Misión de Verificación de las Naciones Unidas en Colombia, demostró al gobierno colombiano investigar la muerte de 11 personas en el operativo militar debido a que entre los fallecidos se incluyen “indígenas y miembros de la comunidad”.

La moción de censura ha sido usada en el pasado para presionar políticamente a ministros del gobierno de Duque. Sucedió en 2019 contra el entonces ministro de Defensa, Guillermo Botero, quien renunció antes de la votación de esa medida y en medio de críticas por ocultar la muerte de varios menores de edad en una operación contra las disidencias de las FARC.

Tomado de AP