Escándalo de corrupción en el fútbol italiano: pidieron suspender a los presidentes de Juventus y Napoli

Un año de suspensión fue requerido este martes contra el presidente de la JuventusAndrea Agnelli, y once meses contra el del NapoliAurelio De Laurentiis, llevados ante la justicia deportiva italiana por presuntos fraudes contables en traspasos de jugadores.

Once clubes, cinco de ellos de la Serie A, comparecen este martes ante las instancias disciplinarias, acusadas de haber “contabilizado plusvalías y derechos de traspasos por valores superiores a los autorizados”, según la Federación Italiana de Fútbol (FIGC). Además de la Juventus y del Napoli, los otros tres clubes de la élite que comparecen son la Sampdoria, el Génova y el Empoli. Este “proceso” deportivo afecta también a dos instituciones de Serie B (Parma Pisa), dos de Lega Pro (tercera divisiónPescara Pro Vercelli) y dos que ya no existen, Novara y Chievo Verona.

Los clubes afectados corren el riesgo principalmente de una multa, pero el más de medio centenar de dirigentes y representantes llevados ante la justicia a título personal podrían recibir de sanciones que pueden ir hasta una suspensión. En la apertura de este proceso a puerta cerrada, el fiscal requirió suspensiones para una decena de dirigentes de la Juventus, en primera línea en este caso debido a varías plusvalías contabilizadas estas últimas temporadas en ventas de jugadores, por montos juzgados a veces evaluados al alza con respecto al valor real de los interesados.

Pidió un año de suspensión para el presidente bianconero Andrea Agnelli, 16 meses y 10 días para el exdirector deportivo Fabio Paratici, ahora en el Tottenham, y ocho meses para el vicepresidente Pavel Nedved, según un comunicado de la Federación Italiana. También solicitó una multa de 800.000 euros (871.00 dólares) contra la Juventus.

Además de este proceso deportivo, el club con más títulos de Italia está desde noviembre en el centro de una investigación de la justicia italiana con respecto a plusvalías realizadas entre 2019 y 2021, siendo sospechoso de haber comunicado falsas informaciones a los inversores y de haber producido facturas por transacciones inexistentes, según la fiscalía de Turín.

Para el presidente de Napoli, Aurelio De Laurentiis, el fiscal de la Federación Italiana requirió once meses y cinco días de suspensión. El club del sur, contra el que se exigió una multa de 392.000 euros (426.000 dólares), es juzgado en el marco del traspaso del nigeriano Victor Osimhen, procedente del Lille en 2020, según los medios de comunicación.

En paralelo a la compra del delantero, por un monto estimado en unos 70 millones de euros (76 millones de dólares), el Napoli hizo bajar la factura, vendiendo al club francés cuatro jugadores por unos 20 millones de euros (21,7 millones de dólares) en total. Esta suma es considerada por la prensa como ampliamente evaluada al alza, ya que tres de estos futbolistas nunca jugaron en el Lille y juegan ahora en tercera división o más abajo en Italia.

Tomado de Infobae