Tensión diplomática entre China e Israel: el ultimátum de Beijing a Jerusalén

Después de horas de tensión diplomática entre China e Israel anunció este martes el Servicio de Seguridad General israelí (Shabak) que no se encontró ningún «dispositivo de espionaje» en los vasos térmicos enviados como presente por parte de la sede diplomático del gigante asiático a los ministerios de Israel.

Tal como informó esta mañana la radio Galei Tzahal, la sospecha comenzó cuando apareció un objeto sospechoso en uno de los vasos. La tensión se incrementó cuando desde Beijing advirtieron a Jerusalén que debían publicar una aclaración pública, y que en tal caso, no habría consecuencias en las relaciones bilaterales.

Los vasos térmicos no fueron enviados únicamente a ministerios de Gobierno, sino que también a organismos no gubernamenales y privados, a los que también llegó personal del Shabak para examinar los presentes.

La embajada china anunció que «el componente que despertó sospechas» es «eléctrico y está presente en todo vaso térmico».

Desde la Embajada de China negaron los hechos y aseguraron que «el vaso térmico fue enviado como presente a los ministros con motivo de la Festividad de Pésaj» y que «el objeto que generó sospechas no es un dispositivo de espionaje», sino que es «un cable eléctrico».

«Los informes no tienen base y tienen como objetivo afectar las relaciones entre China e Israel, deteriorar la imagen de China y engañar a la opinión pública», indicó un comunicado oficial de la Embajada china en Israel.

Por su parte, desde Jerusalén contestaron: «Nosotros no estamos detrás de los informes».

A raíz del caso, funcionarios de seguridad gubernamentales destacaron que «todo presente» enviado a ministros debe ser revisado. Además se impartió la orden de que todo paquete enviado desde la Embajada de China se directamente enviado al jefe de seguridad de la repartición gubernamental. El hecho fue informado esta mañana por la radio del ejército israelí Galei Tzahal.

Nir Ben Moshe, quien estuvo a cargo de la seguridad en el Ministerio de Defensa hasta el año pasado, y que actualmente se desempeña como investigador en el Instituto de Estudios de Seguridad General, publicó meses atrás un artículo en el que analizó el alcance del espionaje del gigante asiático en Israel.

En ese entonces escribió: «Es de suponer que también en Israel operan organismos de inteligencia de China para lograr sus objetivos por otros caminos. Similar a lo informado en Estados Unidos».

«No debe negarse que tanto ministerios de gobierno, como industrias de defensa y compañías civiles israelíes fueron blanco de ataques de inteligencia al servicio de China. También es probable que un punto importante de interés a los ojos de la inteligencia china sea la red ramificada de vínculos entre Israel y su aliado, Estados Unidos», especificó.

Según dijo, «hay indicios públicos y reales, pero pocos, de espionaje chino en Israel».

Tomado de https://agenciaajn.com/