Presidente de Brasil fue a un partido de fútbol en Sao Paulo y la fiesta terminó con 16 detenidos y varios heridos

Al menos 16 personas fueron detenidas y varias resultaron heridas este domingo durante una pelea entre hinchadas tras un partido entre Santos y Coritiba correspondiente a la segunda jornada del Campeonato Brasileño, informaron fuentes policiales.

Los fanáticos se enfrentaron en los alrededores del estadio Vila Belmiro de Santos, en el litoral del estado de Sao Paulo, y llegaron a vandalizar un centro de salud en el centro de la ciudad.

Vídeos que circulan en las redes sociales muestran el momento en que un grupo de exaltados irrumpe en un centro de salud para atacar con piedras y otros materiales a hinchas rivales que aguardaban atención médica.

Agentes de la Policía Militar tuvieron que intervenir con bombas aturdidoras y balas de goma para dispersar a los grupos que peleaban en diversos puntos del municipio, informó la institución.

Por lo menos 16 personas fueron detenidas y deberán responder ante la Justicia por agresión y daños materiales. Un número indeterminado de personas resultaron heridas. Las autoridades han reforzado la seguridad en las inmediaciones del estadio.

Santos derrotó este domingo por 2-1 a Coritiba con una anotación de Léo Baptistao y un autogol del zaguero Henrique.  El partido fue visto por el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, quien llegó al litoral paulista para participar en las celebraciones de Semana Santa. 

El mandatario, que acompañó el partido desde una instalación particular al lado del presidente del Santos, Andrés Rueda, fue recibido en el estadio entre abucheos de unos y palabras de apoyo por parte de los aficionados. 

Tomado de https://eldiariony.com/