Un día antes de irse de una aldea ucraniana, los soldados rusos asesinaron a todos los hombres: ahora los exhumaron para probar un crimen de guerra

En una calle tranquila bordeada de nogales se encontraba un cementerio con cuatro cuerpos aún sin enterrar.

Todos fueron víctimas de soldados rusos en esta aldea a las afueras de la capital de Ucrania, Kiev. Sus ataúdes temporales estaban juntos en una tumba. Los voluntarios los desenterraron uno por uno el domingo, dos semanas después de que los soldados desaparecieran.

Esta primavera es una temporada sombría de siembra y replantación en ciudades y pueblos alrededor de Kiev. Los cuerpos entregados a tumbas apresuradas en medio de la ocupación rusa ahora están siendo recuperados para investigaciones sobre posibles crímenes de guerra. Hasta el momento se han encontrado más de 900 víctimas civiles.

Los cuatro cuerpos corresponden a víctimas que fueron asesinadas en la misma calle, el mismo día, según una persona local que proporcionó ataúdes para los cadáveres. Se inclinó y besó las cruces de hierro forjado del cementerio mientras caminaba hacia la tumba improvisada.

Los voluntarios intentaron cavar con palas, luego se dieron por vencidos y llamaron a una excavadora. Mientras esperaban, contaron su trabajo enterrando en secreto los cuerpos durante la ocupación rusa de un mes de duración, y luego recuperándolos. Un joven recordó haber sido descubierto por soldados que le apuntaron con armas de fuego y le dijeron “No mires hacia arriba” mientras cavaba una tumba.

La excavadora llegó, retumbando más allá de la dependencia de madera del cementerio. Pronto hubo olor a tierra fresca y el murmullo: “Ahí están”.

Apareció una mujer, llorando. Ira Slepchenko era la esposa de un hombre enterrado aquí. Nadie le dijo que lo estaban desenterrando ahora. Llegó la esposa de otra víctima. Valya Naumenko miró en la tumba y luego abrazó a Ira. “No colapses”, dijo. “Necesito que estés bien”.

Las dos parejas vivían una al lado de la otra. El último día antes de que los rusos abandonaran la aldea, los soldados llamaron a una casa. El esposo de Valya, Pavlo Ivanyuk, abrió la puerta. Los soldados lo llevaron al garaje y le dispararon en la cabeza, aparentemente sin ninguna explicación.

Entonces los soldados gritaron: “¿Hay alguien más aquí?”

El esposo de Ira, Sasha Nedolezhko, escuchó el disparo. Pero pensó que los soldados registrarían las casas si nadie respondía. Abrió la puerta y los soldados también le dispararon.

Los ataúdes de los hombres fueron levantados con los demás, luego abiertos. Los cuatro cuerpos, envueltos en mantas, fueron colocados en bolsas para cadáveres. El forro blanco con bordes de encaje de cada ataúd estaba teñido de rojo donde había estado la cabeza.

Ira observó desde lejos, fumando, pero se paró junto a los ataúdes vacíos mientras los demás se iban. “Toda esta tierra está manchada de sangre, y tomará años recuperarse”, dijo.

Ella sabía que su esposo estaba aquí. Nueve días después de su entierro temporal, llegó al cementerio salpicado de mesas de picnic, siguiendo la costumbre local de pasar tiempo con los muertos. Ella trajo café y galletas.

“Quiero que esta guerra termine lo antes posible”, dijo.

Los otros cuerpos eran un maestro y un hombre local que vivía solo. Nadie vino por ellos el domingo.

En la casa al lado del cementerio, Valya Voronets, de 66 años, cocinaba papas de cosecha propia en una habitación calentada por leña, aún sin agua, electricidad o gas. Sonó una pequeña radio, pero no por mucho tiempo porque las noticias se vuelven demasiado deprimentes. Un plato de rábanos recién cortados descansaba cerca de la ventana.

Un soldado ruso una vez vino corriendo y apuntó con su arma a su esposo después de verlo subir al techo para obtener una señal de teléfono celular. “¿Vas a matar a un anciano?” Myhailo Scherbakov, de 65 años, respondió.

No todos los rusos eran así. Voronets dijo que lloró junto con otro soldado, de apenas 21 años. “Eres demasiado joven”, le dijo. Otro soldado le dijo que no querían pelear.

Aún así, les temía a todos. Pero ella les ofreció leche de su única vaca.

“Sentí lástima por ellos en estas condiciones”, dijo. “Y si eres amable con ellos, tal vez no te maten”.

(con información de AP)