Hombre celoso de Utah asesina a pareja de adolescentes y arroja sus cadáveres a una mina

Toda la vida en prisión podría pasar un hombre de Utah por el asesinato de una joven pareja en 2017, cuyos cuerpos fueron encontrados en el pozo de una mina abandonada.

Jerrod Baum, de 45 años, fue condenado por el asesinato de Brelynne ‘Breezy’ Otteson, de 17 años, y Riley Powell, de 18.

Los adolescentes habrían sido asesinados por el hombre luego de encontrarlos con su novia, Morgan Lewis, en su casa en Eureka, Utah, señalan los fiscales.

Según señalan, el acusado habría estallado en cólera al verlos juntos, luego de haberle prohibido a su novia tener amigos varones, incluido Powell, con quien había salido anteriormente.

La entonces novia de Baum, les informó a los investigadores que el hombre había ido a su casa un día después para recogerla “para tener una conversación”, mientras ambos adolescentes permanecían en la parte trasera de su jeep atados.

De acuerdo con Fox 13, Baum llevó a Otteson y Powell a una mina abandonada en las afueras de la antigua ciudad minera de plata, y en el lugar le cortó la garganta a la mujer, mientras que al chico lo golpeó y apuñaló.

Y para culminar su crimen, habría arrojado los cadáveres de sus víctimas al pozo de la mina, mismos que fueron hallados luego de varios meses.

Christine Scott, fiscal adjunta del condado de Utah, recordó al jurado la extenuante búsqueda de Powell y Otteson, iniciada en diciembre de 2017.

Jerrod Baum secuestró a Riley y Breezy, asesinó a Riley y Breezy. Tenga en cuenta sus cuerpos en el pozo de la mina. Le pedimos que lo encuentre culpable”, expresó la fiscal.

Las familias de los adolescentes asesinados se emocionaron cuando se leyeron los veredictos tras 18 horas.

Amanda Davis, tía de Otteson, indicó a los medios de comunicación que escuchar la palabra “culpable” fue un gran alivio.

Baum no solo fue acusado de dos cargos de homicidio agravado, además, el jurado lo encontró culpable de otros seis cargos: dos cargos de secuestro agravado, dos cargos de abuso o profanación de un cuerpo humano muerto y obstrucción de la justicia.

Los cargos de homicidio agravado, llevarían al acusado a enfrentar una posible sentencia máxima de cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional.

Tomado de https://eldiariony.com/