La hermana de un goleador histórico del fútbol chileno condenada por blanquear vehículos robados logró eludir su pena de prisión

Solange Paredes, hermana del histórico goleador del fútbol chileno Esteban Paredes, y que ha estado envuelta en una serie de delitos, obtuvo un acuerdo con el Ministerio Público de Chile para zafar de ir a prisión y quedar sin antecedentes penales.

Desconocido, hermético e inusual ha sido catalogado el trato entre la defensa de Solange Paredes Quintanilla y la Fiscalía de Chile, el cual le permitió evitar una pena efectiva de cárcel, luego de que se le vinculara con una banda criminal que se dedicaba al blanqueo de vehículos robados en la capital Santiago.

La mujer había sido declarada culpable, y condenada hace poco más de un mes, como autora de los delitos consumados de asociación ilícita, falsificación de instrumento privado e infracción a la Ley de Control de Armas de Chile, además de figurar como cómplice en varios casos de receptación.

No obstante, la hermana del goleador Esteban Paredes no pasará ningún día tras las rejas gracias al acuerdo que consiguió su abogado, Nelson Salas Stevens, con la fiscal Claudia Barraza, quien lidera la investigación que sigue abierta, según reveló radio Biobío.

El acuerdo, logrado el pasado 13 de enero a través de la plataforma virtual de Zoom, y que contó con la participación de Salas Stevens y Barraza, establece lo siguiente: Solange Paredes Quintanilla reconoció su grado de participación en los hechos investigados, pero aportó con nuevos datos relevantes para esclarecer el entramado y las actividades delictuales de la banda criminal en la que ella participaba frecuentemente antes de su captura. Aquella reunión, le permitió a su defensa obtener una pena remitida a través de un procedimiento judicial abreviado. De esta manera, sus antecedentes penales no quedarán ‘’manchados’’, dado que no mantenía registros penales previos.

De acuerdo a la transcripción del interrogatorio, Paredes contó que, durante el año 2020, había mantenido una relación sentimental, pero que luego pasaría a ser netamente laboral, con Juan Pablo Ulloa, quien a día de hoy ha sido indicado por la Fiscalía Metropolitana Oriente de Santiago como el líder intelectual de la banda, declaración que a la larga terminaría siendo clave para que Solange Paredes Quintanilla obtuviera los beneficios mencionados previamente.

‘’Juan Pablo me decía que él se dedicaba a la compra y venta de vehiculos en prenda, pero yo me percaté de que las cédulas de identidad que me enviaba eran falsas, ya que tenían incongruencias en los nombres’’, argumentó Paredes a sabiendas de que esto se trataba de un fraude.

La lectura de sentencia de Paredes Quintanilla, había sido dictada el 14 de marzo por la jueza titular del Decimotercer Juzgado de Garantía de Santiago, Verónica Sepúlveda, instancia en la que se reconoció el rol de la involucrada, que, según el fallo, consistía en llevar a cabo los trámites notariales ligados a la legalización de las cartas de poder, instrumentos que son indispensables para completar los datos de algún vehículo, esto último fue lo que le dio cabida a la falsificación de documentos privados. Cabe mencionar, que por cada carta de poder (10 en total) le pagaban $40 mil en efectivo, lo que equivale a cerca de 50 dólares.

Adicionalmente, se le condenó por posesión de elementos inflamables que están prohibidos por la Ley de Control de Armas de Chile. La mención es por fuegos artificiales, los que guardaba y mantenía en su residencia particular al momento de su detención.

Fue así como, luego de que se le dictaminaran tres años de presidio menor en su grado medio, la jueza Verónica Sepúlveda accedió a la remisión condicional de la pena por dicha colaboración en el proceso, por lo que sólo deberá firmar, todos los meses, en el Centro de Reinserción Social de Gendarmería de Santiago.

Tomado de Infobae