Diez informantes del Kremlin se mostraron alarmados por el creciente número de víctimas de la guerra de Putin en Ucrania

Casi ocho semanas después de que Vladimir Putin enviara tropas a Ucrania, con las pérdidas militares en aumento y Rusia enfrentándose a un aislamiento internacional sin precedentes, un pequeño pero creciente número de altos cargos del Kremlin están cuestionando en silencio su decisión de ir a la guerra.

Las filas de los críticos en la cúspide del poder siguen siendo limitadas, repartidas entre puestos de alto nivel en el gobierno y las empresas estatales. Creen que la invasión fue un error catastrófico que hará retroceder al país durante años, según diez personas con conocimiento directo de la situación. Todos hablaron bajo condición de anonimato, demasiado temerosos de las represalias como para comentar públicamente.

Hasta ahora, estas personas no ven ninguna posibilidad de que el presidente ruso cambie de rumbo ni ninguna perspectiva de que se le desafíe en casa. Cada vez más dependiente de un reducido círculo de asesores de línea dura, Putin ha desestimado los intentos de otros funcionarios de advertirle sobre el paralizante coste económico y político, dijeron.

Algunos dijeron que comparten cada vez más el temor expresado por los funcionarios de inteligencia de Estados Unidos de que Putin podría recurrir a un uso limitado de las armas nucleares si se enfrenta al fracaso en una campaña que considera su misión histórica.

Sin duda, el apoyo a la guerra de Putin sigue siendo profundo en gran parte de la élite rusa, con muchas personas de dentro abrazando en público y en privado la narrativa del Kremlin de que el conflicto con Occidente es inevitable y que la economía se adaptará a las amplias sanciones impuestas por Estados Unidos y sus aliados. Y el apoyo de la opinión pública sigue siendo fuerte, ya que la conmoción y el trastorno iniciales de las sanciones han dado paso a una especie de estabilidad surrealista en Rusia.

Sin embargo, cada vez son más los expertos que creen que el compromiso de Putin de continuar con la invasión condenará a Rusia a años de aislamiento y a un aumento de la tensión que dejará su economía paralizada, su seguridad comprometida y su influencia global destruida. Algunos magnates de los negocios han hecho declaraciones veladas cuestionando la estrategia del Kremlin, pero muchos actores poderosos están demasiado temerosos de la creciente represión de la disidencia como para expresar sus preocupaciones en público.

A los escépticos les ha sorprendido la rapidez y amplitud de la respuesta de Estados Unidos y sus aliados, con sanciones que han congelado la mitad de los 640.000 millones de dólares de reservas del banco central y empresas extranjeras que han abandonado décadas de inversión para cerrar sus operaciones casi de la noche a la mañana, así como el creciente apoyo militar a Kiev, que está ayudando a sus fuerzas a frenar el avance ruso.

Altos funcionarios han tratado de explicar al presidente que el impacto económico de las sanciones será devastador, borrando las dos décadas de crecimiento y el aumento del nivel de vida que Putin había conseguido durante su gobierno, según personas familiarizadas con la situación.

Putin hizo caso omiso de las advertencias, diciendo que, aunque Rusia pagaría un enorme coste, Occidente no le había dejado otra alternativa que la de hacer la guerra, según la gente. En público, Putin dice que la “Blitzkrieg económica” ha fracasado y que la economía se adaptará.

El presidente sigue confiando en que el público le respalda, con rusos dispuestos a soportar años de sacrificio por su visión de la grandeza nacional, dijeron. Con la ayuda de duros controles de capital, el rublo ha recuperado la mayor parte de sus pérdidas iniciales y, aunque la inflación se ha disparado, los trastornos económicos siguen siendo relativamente limitados hasta ahora.

Putin está decidido a seguir luchando, aunque el Kremlin haya tenido que reducir sus ambiciones desde una rápida y amplia toma de gran parte del país hasta una agotadora batalla por la región del Donbás, en el este. Conformarse con menos dejaría a Rusia irremediablemente vulnerable y débil frente a la amenaza que suponen Estados Unidos y sus aliados, según esta opinión.

En las semanas transcurridas desde el inicio de la invasión, el círculo de asesores y contactos de Putin se ha reducido aún más respecto al limitado grupo de partidarios de la línea dura que había consultado regularmente antes, según dos personas. La decisión de invadir fue tomada por Putin y sólo un puñado de halcones, entre ellos el ministro de Defensa, Sergei Shoigu, el jefe del Estado Mayor, Valery Gerasimov, y Nikolai Patrushev, secretario del Consejo de Seguridad de Rusia, dijeron estas personas.

El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios para este artículo. El ministro de Asuntos Exteriores, Sergei Lavrov, no dio una respuesta directa a las repetidas preguntas sobre si Rusia podría utilizar armas nucleares en Ucrania en una entrevista publicada el martes.

Los críticos no ven ninguna señal de que Putin esté todavía dispuesto a considerar la posibilidad de acortar la invasión, dadas las pérdidas, o a hacer las serias concesiones necesarias para alcanzar un alto el fuego. Dado su total dominio del sistema político, las opiniones alternativas sólo arraigan en privado.

La escasa información contribuyó a que el Kremlin cometiera un error de cálculo en los primeros días de la ofensiva, al apostar por un apoyo más amplio entre las tropas y los funcionarios ucranianos, así como por un progreso militar más rápido, dijeron las personas con conocimiento del asunto. El líder ruso también subestimó a su homólogo ucraniano, percibiéndolo inicialmente como débil.

Roman Abramovich, el multimillonario que ha ayudado a mediar en las hasta ahora infructuosas conversaciones de paz, tuvo que desengañar a Putin de su convicción de que el presidente ucraniano Volodimir Zelenskiy, un antiguo actor de comedia, huiría del país una vez comenzada la invasión, según personas familiarizadas con las conversaciones.

Dentro del principal sucesor del KGB, el Servicio Federal de Seguridadcrece la frustración por el fracaso de la invasión hasta ahora, según Andrei Soldatov, experto en los servicios de seguridad rusos. Otros esperaban que los combates no duraran más que unas pocas semanas, según personas familiarizadas con la situación.

Hasta ahora, sólo un alto funcionario ha roto públicamente con el Kremlin por la invasión: Anatoly Chubais, el impopular arquitecto de las privatizaciones de la década de 1990 y enviado del Kremlin para asuntos climáticos. Abandonó el país y Putin lo destituyó de su cargo.

A otros que quisieron renunciar -como la directora del banco central, Elvira Nabiullina– se les dijo que debían quedarse para ayudar a gestionar las consecuencias económicas, según personas familiarizadas con la situación. Algunos funcionarios de bajo perfil pidieron ser trasladados a puestos no relacionados con la elaboración de políticas, dijeron las personas.

Los altos funcionarios han denunciado a los que abandonaron el país como “traidores”.

Entre los magnates de los negocios, muchos de los cuales vieron cómo se les confiscaban yates, propiedades y otros bienes en virtud de las sanciones impuestas por Estados Unidos y sus aliados, unos pocos han criticado la guerra, aunque sin mencionar a Putin.

El magnate de los metales Oleg Deripaska calificó la guerra de “locura” a finales de marzo, diciendo que podría haber terminado “hace tres semanas mediante una negociación razonable”. Advirtió que los combates podrían continuar durante “varios años más”.

Algunos miembros de la élite han impulsado una línea aún más dura. Después de que el portavoz del KremlinDmitry Peskov, defendiera a un destacado presentador de televisión que había abandonado el país en los días posteriores a la invasión, el hombre fuerte de ChecheniaRamzan Kadyrov -cuyas tropas están luchando en Ucrania-, le reprochó su insuficiente patriotismo.

Putin ha construido su régimen principalmente a base de avivar el apoyo público, lo que le ha dado los medios para controlar a la élite”, dijo Tatiana Stanovaya, de la consultora política R.Politik. “No hay lugar para el desacuerdo o la discusión, todo el mundo debe ponerse manos a la obra y aplicar las órdenes del presidente, y mientras Putin mantenga la situación bajo control, la gente le seguirá”.

(C) Bloomberg.-