El Parlamento británico investigará si Johnson mintió sobre las fiestas en Downing Street

El Parlamento británico ha aprobado este jueves investigar si el primer ministro, Boris Johnsonmintió sobre su participación en las fiestas en Downing Street durante el confinamiento por coronavirus.

La investigación ha sido autorizada sin votación, después de que la presidencia de los Comunes preguntase si alguien se oponía a que tuviera lugar y nadie haya mostrado su rechazo. El comité de Privilegios de la cámara no comenzará su trabajo «sustancial» hasta que termine la investigación de Scotland Yard sobre el ‘partygate’.

La investigación ha recibido la luz verde del Parlamento después de que el Gobierno británico intentara posponerla hasta que la Policía Metropolitana de Londres concluyera su propia pesquisa al respecto y que la alta funcionaria Sue Gray publicara su informe sobre este asunto. Finalmente, el Ejecutivo ha desechado la enmienda a la moción presentada por el Partido Laborista, el principal grupo de la oposición, y la aprobación se ha llevado a cabo esta tarde, como estaba previsto.

Scotland Yard ha impuesto más de 50 multas a funcionarios y personal del Gobierno británico por saltarse las restricciones durante la pandemia. Entre los sancionados se encuentra el propio Johnson, su mujer y el titular de Economía, Rishi Sunak. El primer ministro ha afirmado en reiteradas ocasiones que en la fiesta de cumpleaños celebrada en junio de 2020 en Downing Street, por la que fue multado, no se habían saltado ninguna norma, algo que llevó a los grupos de la oposición a acusarle de haber engañado al Parlamento. Según el código parlamentario, un primer ministro debe dimitir si se demuestra que mintió a sabiendas al Parlamento.

«Debería haberse ido hace mucho tiempo»

En el debate parlamentario sobre la posible investigación a Johnson, el parlamentario conservador Steve Baker ha señalado que el primer ministro debería haber dimitido tras ser multado por infringir las normas del confinamiento. «Tengo que decir que, lo siento, pero por no obedecer la ley, el primer ministro debería haberse ido hace mucho tiempo«, ha indicado Baker.

«Tengo que reconocer que si el primer ministro ocupase cualquier otro cargo de alta responsabilidad (…) se habría ido hace mucho tiempo. La razón por la que no se ha ido hace mucho tiempo es porque destituir a un primer ministro en ejercicio es un asunto extremadamente grave«, ha añadido.

El líder laborista, Keir Starmer, ha sostenido que la moción planteada por su partido «busca defender el simple principio de que la honestidad, la integridad y decir la verdad importan en nuestra política».

El dirigente opositor ha afeado el hecho de que algunas personas hayan intentado restar importancia a la gravedad de las alegaciones que apuntan a que Johnson llevó a engaño al Parlamento y ha añadido que, cada vez que eso ocurre, «el estatus de esta Cámara se erosiona gradualmente«.

Por su parte, el líder del Partido Nacionalista Escocés en Westminster, Ian Blackford, se ha mostrado muy duro con Johnson, de quien ha dicho que «en el centro de este escándalo hay algo que debe decirse y escucharse: el primer ministro de Reino Unido es un mentiroso».

Johnson, «feliz de enfrentarse a cualquier consulta»

Minutos antes de que la moción fuera aprobada, el ministro británico Michael Ellis ha asegurado que Boris Johnson  está «feliz» de permitir que el Parlamento aprobara la moción que pide una investigación sobre si mintió a la Cámara de los Comunes.

«El primer ministro siempre ha dejado claro que está feliz de enfrentarse a cualquier consulta que el Parlamento considere adecuada y está feliz de que la Cámara decida cómo desea proceder hoy», ha indicado Ellis.

Tomado de https://www.rtve.es/