Reino Unido sancionó a los jefes del ejército ruso que tienen “sangre ucraniana en las manos”

Gran Bretaña anunció el jueves nuevas sanciones contra los jefes del ejército ruso, condenados por el ministro de Relaciones Exteriores del Reino Unido por tener las manos manchadas de sangre ucraniana.

El Ministerio de Relaciones Exteriores anunció una serie de sanciones contra “generales que cometen atrocidades en la línea del frente, así como contra individuos y empresas” que apoyan al ejército del presidente Vladimir Putin.

La secretaria de Relaciones Exteriores, Liz Truss, tuiteó que las sanciones eran para “aquellos con sangre ucraniana en sus manos”.

El gobierno del Reino Unido concluyó que el bombardeo ruso de la infraestructura civil es un “ataque intencional”, dijo el comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores.

Entre los que figuran en la lista negra se encuentra el teniente coronel Azatbek Omurbekov, supuestamente jefe de una unidad militar rusa que ha cometido presuntos crímenes de guerra en la ciudad de Bucha, cerca de Kiev. Ha sido apodado “el carnicero de Bucha” por los medios de comunicación en inglés.

También están en la mira tres generales, así como el portavoz del Ministerio de Defensa, Igor Konashenkov, según una lista actualizada en el sitio web del gobierno.

También se agrega el ministro interino de situaciones de emergencia, Alexander Chupriyan.

Las organizaciones agregadas a la lista negra incluyen la empresa de armas Kalashnikov, famosa por producir el AK-47. El Reino Unido dijo que las tropas rusas han usado sus armas en Ucrania.

El Reino Unido también impuso sanciones al monopolio de los Ferrocarriles Rusos y a su director ejecutivo, Oleg Belozyorov, calificándolo de “facilitador clave para el transporte de equipos militares rusos”.

Por separado, el gobierno del Reino Unido anunció más sanciones comerciales, incluidas prohibiciones de importación de plata rusa, productos de madera y caviar.

El ministro de Finanzas, Rishi Sunak, dijo que las nuevas medidas tenían como objetivo “imponer más dolor económico a la economía de Putin por sus ataques bárbaros e injustificados a una nación soberana”.

Por su parte, ayer Estados Unidos anunció una nueva batería de sanciones contra una red de 40 individuos y empresas, liderada por el oligarca ruso Konstantín Maloféyev, que supuestamente está ayudando a Rusia a esquivar las sanciones de Occidente por la guerra en Ucrania.

Uno de los entes que lo ayuda a evadir sanciones es la Agencia Internacional para el Desarrollo Soberano, basada en Moscú y que declara que su objetivo es asesorar a países africanos y asiáticos sobre cómo reestructurar su deuda, aunque en realidad se dedica a ayudar a empresas rusas sancionadas a buscar negocios en el extranjeros, según el Tesoro.

Otras de las empresas sancionadas es Tsargrad, una instrumento de propaganda rusa que presuntamente Maloféyev utiliza para actuar de intermediario entre el Kremlin y políticos prorrusos en Europa.

Tsargrad recientemente se comprometió a donar más de 10 millones de dólares al Gobierno ruso por la guerra en Ucrania, afirmó el Tesoro en su nota.

Entre los sancionados también figura el banco ruso Transkapitalbank, cuyos representantes prestan servicios a varios bancos en Asia que han sugerido opciones para evadir las sanciones internacionales.

En concreto, Transcapitalbank ha puesto a disposición del Kremlin un sistema llamado “TKB Business”, que pretende ser una alternativa el SWIFT.

Tomado de Infobae