Una bebé fue asesinada por sicarios enviados por su padre para matar a la madre

Una bebé de siete meses fue asesinada en medio de una persecución donde dos sicarios intentaron matar a su madre. Los criminales fueron contratados por el padre de la bebé, un policía en servicio activo en Ibarra, una ciudad ubicada a 112 kilómetros de Quito, capital del Ecuador.

La mujer que estaba con su bebé fue abordada por los dos sicarios en el sector El Priorato. Los maleantes la golpearon e hirieron. Durante el forcejeo un disparo impactó a la bebé, que estaba en brazos de su madre. La bala ingresó por el hombro izquierdo de la pequeña y salió por el hombro derecho de la pequeña. Cuando la trasladaron a un hospital, la bebé murió.

Los habitantes de ese sector fueron los que alertaron al ECU911 sobre la violencia en contra de la madre y su bebé.

Aún herida y con su bebé en brazos, la mujer de 24 años declaró ante los uniformados: “El papá de mi hija me mandó a matar”. Al mismo tiempo que les informó que el hombre era un policía.

Apenas llegaron los miembros de la policía, estos iniciaron la búsqueda de los sicarios. Los uniformados usaron un helicóptero aeropolicial y drones para encontrar a los criminales, que se habían escondido en la vegetación cerca a la laguna de Yaguarcocha, un lago de al menos 12.000 años de antigüedad cuyo nombre kichwa significa “Lago de Sangre”.

Los policías identificaron a los asesinos por la ropa que llevaban. Las fotografías captadas por los testigos permitieron que los uniformados pudieran reconocerlos. La indignación de los moradores era tan grande que querían hacer justicia por sus propios medios, según informaron las autoridades.

El director nacional de Operaciones de la Policía Nacional, Fausto Salinas, señaló que luego de atrapar a los sicarios, se les decomisó dos armas de fuego percutadas –que fueron disparadas, un revólver y una pistola calibre 9 mm. Los sicarios son de nacionalidad ecuatoriana y uno de ellos ya tenía antecedentes penales por sicariato, robo y juicios de alimentos.

Por su parte, el director nacional de la Dirección Nacional de Investigación de Delitos Contra la Vida, Freddy Sarzosa, informó que una unidad de policía motorizada detuvo al autor intelectual del crimen, el también policía Luis Andrés L.T., que intentaba huir en un taxi. Sarzosa indicó que la mujer fue dada de alta luego de ser atendida en el hospital del Seguro Social de Ibarra.

Sobre el móvil del crimen, Salinas indicó que se presume que Luis Andrés L.T. quería matar a su ex pareja porque este le debía pagos correspondientes a la pensión alimenticia de su hija.

Luis Andrés L.T. llevaba tres años en servicio activo dentro de las filas de la Policía Nacional. Los reclamos de la madre de su hija por el dinero para la manutención de la menor habrían sido la causa para que él decidiera mandarla a matar. Salinas dijo que en este caso “debe caer todo el peso de la ley. La Policía Nacional actuará con absoluta transparencia y firmeza. Porque no podemos permitir que este tipo de elementos manche a una Institución”.

Los moradores de El Priorato organizaron una protesta donde cerraron vías y quemaron llantas para exigir que las autoridades se pronuncien sobre las acciones que realizan para prevenir los delitos, que ahora son más recurrentes.

Esta misma semana, en Ibarra, un hombre que retiraba dinero de un cajero automático de un banco fue asesinado luego de recibir varios impactos de bala. Según las autoridades, esto se trataría de un caso de delincuencia común. El hombre de 52 años estaba acompañado por un niño, que lloraba desesperadamente junto al cuerpo ensangrentado de su pariente, que según la información del caso se trataría de su tío.

Tomado de Infobae