Israel abre el primer café de cannabis medicinal

El pasado octubre, Karam Shbeeta, de 29 años, abrió Smokey Monkey en la ciudad árabe de Tira, convirtiéndolo en el primer café de cannabis medicinal de Israel.

Shbeeta no vende cannabis allí. Lo que hace es guiar a la gente en el proceso de obtención de recetas de cannabis medicinal. En Smokey Monkey, pueden «sentarse y estar con otros y aprender sobre su uso».

Mientras trabajaba como enfermera en un pabellón psiquiátrico y una residencia de ancianos durante varios años antes de abrir Smokey Monkey, Shbeeta vio que «los médicos prescribían narcóticos a pacientes que pronto se volvían adictos a drogas como OxyContin o Fentanyl, un opioide sintético, que luego compraban en el mercado negro».

Decidió explorar el campo de la marihuana medicinal porque creía que ayudaría a la gente de una forma «más natural y segura» y puede mejorar la calidad de vida de las personas que sufren enfermedades crónicas, TEPT o efectos persistentes de lesiones.

Tras realizar un curso en el Centro Médico Sheba, Shbeeta obtuvo una licencia gubernamental israelí en materia de cannabis medicinal.

Cuando los clientes acuden a Smokey Monkey, Shbeeta puede ayudarles a encontrar un médico a través de su red no oficial de médicos, entre los que se encuentran traumatólogos, psiquiatras y neurólogos, que proporcionan recetas para el cannabis medicinal.

La gente puede entonces rellenar las recetas en una farmacia de al lado y volver a Smokey Monkey para recibir instrucciones sobre su uso.

Su objetivo, dijo, es «acabar con el estigma» de la marihuana medicinal y dar a conocer sus beneficios tanto en Israel como en el mundo árabe.

«Hay muchas variedades diferentes de cannabis medicinal y quiero encontrar lo mejor para la gente», dijo.

El consumo de cannabis medicinal es legal en Israel, pero los pacientes deben obtener una licencia especial del Ministerio de Sanidad y no siempre saben qué comprar o dónde adquirir el producto.

Tomado de AJN