Lo agredieron con monedas desde la tribuna, las juntó y embolsó 1700 pesos: la insólita escena de un arquero en el fútbol chileno

Una de las imágenes más insólitas del pasado fin se semana tuvo lugar en el ascenso del fútbol de Chile. El portero Brayan Manosalva, jugador de San Luis de Quillota, salió del campo del juego con las manos llenas de monedas al término del partido que su equipo jugó el pasado jueves ante Puerto Montt en el Estadio Bicentenario de Chinquihue, correspondiente a la décima jornada del torneo de la Primera B de este país.

Manosalva, que recibió la reprobación de la parcialidad local con diversos proyectiles que fueron lanzados desde una de las gradas del Estadio Chinquihue, se dedicó a reunir todas las monedas que le tiraron y embolsó una insólita cantidad de dinero.

“Esta vez me tocó jugar con la barra en contra atrás, íbamos ganando, no se le estaban dando las cosas y me las tiraron. La mayoría de las monedas estaban dentro del arco y en el área chica. Eran como 1.700 pesos (equivale a USD 2), recuerdo que era una moneda de 500 y el resto de 100”, señaló el propio arquero en diálogo con el periódico Las Últimas Noticias.

En cuanto al dinero que recogió, el guardameta de 25 años dijo que se las entregó “a un caballero que estaba ahí, no sé quién sería”. No obstante, según sus declaraciones, aprovechó para recriminarle al árbitro Felipe Jerez por la cantidad de objetos que le arrojaron durante el cotejo que terminó igualado por 1-1.

Le dije al árbitro todo lo que me habían tirado, que debía estar más atento. En el segundo tiempo sucedió todo, yo estaba muy concentrado en el juego y cuando hacía los saques de fondo, se notaba que caían varias monedas. Es primera vez que me lanzan tantas cosas. El arquero está acostumbrado a los insultos, los gritos, aunque todo es parte de la profesión”, manifestó Manosalva.

El arquero que se inició deportivamente en Huachipato también explicó que la mayor preocupación en este tipo de situaciones siempre se la lleva su familia. “En general el deporte es raro, la gente está más agresiva y mi familia me llamó después del partido, preocupados, porque estoy recién jugando. Siempre pendientes de los partidos. Este día en Puerto Montt mi mujer estaba preocupada, pero dentro de todo hay que acostumbrarse a cómo está la situación”, analizó.

Tomado de Infobae