Polonia advirtió que “no sucumbirá al chantaje” de Rusia tras el corte de suministro de gas

Polonia advirtió este miércoles que “no cederá al chantaje” de Rusia después de que el régimen de Vladimir Putin anunciara la interrupción del suministro de gas “arbitrariamente”.

“Hace unas horas, por orden de Putin, el gas ruso ha dejado de fluir hacia Polonia”, declaró el primer ministro, Mateusz Morawiecki, en una rueda de prensa desde las instalaciones de la operadora gasística Gaz System en Rembelszczyzna, cerca de Varsovia, en referencia al presidente ruso.

Añadió que este hecho constituye “una prueba para la soberanía energética” de Polonia.

Morawiecki afirmó que “a partir de hoy se ha acabado la dependencia de Rusia” y subrayó que los almacenes de gas se encuentran en la actualidad al 78% de su capacidad y que se llenarán hasta el 100%.

El primer ministro aseguró que “gracias a la precaución” de la política energética de su Gobierno, Polonia “hoy no sucumbirá al chantaje ruso”.

“En 2010, se firmó un acuerdo con Gazprom y hoy sabemos que no valía ni el papel en el que se firmó”, dijo Morawiecki y agregó que “habría sido ingenuo creer en que Rusia no usaría alguna vez el chantaje del gas”.

Añadió que por este motivo el Gobierno decidió en 2015 incrementar la producción nacional y buscar nuevos proveedores.

La compañía estatal energética polaca PGNiG confirmó este miércoles por la mañana la suspensión de las exportaciones de gas a Polonia por parte de la compañía estatal rusa Gazprom, tras la negativa de Varsovia a usar un mecanismo de conversión de euros a rublos en el pago de energía.

A finales de marzo, el presidente ruso dio de plazo hasta el pasado viernes a los contratistas extranjeros “hostiles a la Federación Rusa” para que comenzasen a abonar en rublos y no en euros sus importaciones de gas.

Otros países europeos están realizando pagos en euros a una cuenta en el banco de Gazprom, que a continuación los convierte a rublos mediante una transferencia a otra cuenta en la misma entidad, según detalló este miércoles el ministro de Economía alemán, Robert Habeck.

Por otra parte, durante una comparecencia ante el Parlamento en Varsovia, Morawiecki calificó hoy de “ataque directo a Polonia” la decisión rusa y afirmó que se trata de “una venganza por las sanciones” impuestas recientemente por Varsovia a empresas y oligarcas de Rusia.

Interrumpir el suministro de gas supone “una amenaza a la seguridad energética y alimentaria de Europa”, afirmó Morawiecki, “y una extensión del imperialismo ruso”.

La firma de gas PGNiG dijo que Polonia estaba preparada para obtener los suministros necesarios de otras fuentes. El gobierno, por su parte, también señaló que está listo para enfrentar cualquier interrupción del suministro de Rusia.

“No habrá escasez de gas en los hogares polacos (…) Desde el primer día de la guerra, hemos declarado que estamos listos para la independencia total de las materias primas rusas”, dijo en Twitter la ministra de Clima, Anna Moskwa, el martes.

“Polonia tiene las reservas de gas y las fuentes de suministro necesarias para proteger nuestra seguridad. Durante años hemos logrado independizarnos de Rusia con éxito”, agregó.

Luego de que Rusia le cortara el gas a Polonia y Bulgaria, la Unión Europea (UE) adelantó que elabora una “respuesta coordinada” si Putin extiende la medida al resto de Europa.

“El anuncio de Gazprom es un nuevo intento de Rusia de chantajearnos con el gas. Estamos preparados para ese escenario. Estamos elaborando nuestra respuesta europea coordinada. Los europeos pueden estar seguros de que estamos unidos y somos solidarios con los Estados miembros afectados”, manifestó la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en Twitter.

El presidente de la Duma del Estado o Cámara de Diputados de Rusia, Viacheslav Volodin, se congratuló hoy por el corte de los suministros de gas ruso a Bulgaria y Polonia y pidió extender la medida a “otros países inamistosos”.

“Gazprom suspendió totalmente los suministros de gas a Bulgaria y Polonia. Es una decisión correcta. Los diputados de la Duma del Estado la respaldan”, escribió Volodin en su canal de Telegram.

Agregó que Bulgaria y Polonia tuvieron la posibilidad de “aceptar la propuesta” del presidente ruso, Vladímir Putin, de pagar en rublos los suministros de gas natural.

“Los dirigentes de esos países no lo quisieron. Pues que ahora expliquen a sus ciudadanos cómo van a salir de esta situación y qué intereses tomaron en cuenta al adoptar esa decisión”, subrayó Volodin.

El presidente de la Duma añadió que “es necesario actuar de la misma manera en relación con otros países inamistosos”, con Rusia.

(Con información de EFE)