António Guterres reconoció que el Consejo de Seguridad de la ONU “no hizo todo lo que estaba a su alcance” para evitar la guerra en Ucrania

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, reconoció este jueves, en el marco de una visita a Ucrania para reunirse con su presidente, Volodimir Zelensky, que el Consejo de Seguridad de la ONU “no hizo todo lo que estaba a su alcance” para evitar el conflicto.

Aunque el máximo representante de Naciones Unidas reconoció la labor de los trabajadores de la ONU sobre el terreno, dijo que la falta de determinación del Consejo de Seguridad es “una fuente de gran desilusión, frustración e ira”.

Así pues, Guterres mostró su convicción sobre la necesidad de que la guerra en Europa del Este llegue a su fin y se establezca una paz de acuerdo con lo establecido en la Carta de Naciones Unidas y en correlación con el derecho internacional.

Muchos líderes han hecho muchos buenos esfuerzos para detener la lucha, aunque estos, hasta ahora, no han tenido éxito. Estoy aquí para decirle a usted, señor presidente y al pueblo de Ucrania: No nos rendiremos”, añadió el secretario general.

Durante su visita a la capital ucraniana, Guterres pudo presenciar en primera persona “la pérdida de vidas sin sentido, la destrucción masiva y las violaciones inaceptables de los Derechos Humanos y las leyes de la guerra”.

En este punto, reiteró sus palabras previas cuando, tras un recorrido por la ciudad de Bucha, apostó porque el Tribunal Penal Internacional y otros mecanismos de la ONU “realicen su trabajo para que pueda haber rendición de cuentas”.

A colación, Zelensky insistió en que la invasión rusa arrastró a Ucrania a ser escenario de imágenes bélicas y de crímenes contra civiles como no se había visto antes en Europa desde la Segunda Guerra Mundial.

Asimismo, el presidente ucraniano pidió a Naciones Unidas que trabaje para evitar la deportación de ciudadanos ucranianos hacia Rusia y que se destinen los esfuerzos necesarios para traer de vuelta a aquellos que ya fueron trasladados a la fuerza.

Cientos de miles de ucranianos ya han sido secuestrados. La Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) son herramientas muy importantes, y la tarea para ellos ahora es obtener acceso a nuestros ciudadanos que fueron deportados a Rusia y garantizar su regreso a Ucrania lo antes posible”, dijo.

Antes de la visita a Kiev, el secretario general de la ONU visitó el martes Moscú para reunirse allí con el presidente ruso, Vladimir Putin, y, entre otros aspectos, acordar la evacuación de civiles de la planta metalúrgica de Azovstal, ubicada en la ciudad portuaria de Mariúpol (sureste).

(Con información de Europa Press)