Surgen grietas en la élite rusa que empieza a lamentar la invasión a Ucrania

En los dos meses desde que Rusia invadió Ucraniael silencio —e incluso la aquiescencia—, de la élite rusa ha comenzado a desmoronarse.

A pesar de que las encuestas de opinión reportan un abrumador apoyo público a la campaña militar, en medio de la omnipresente propaganda estatal y las nuevas leyes que prohíben las críticas a la guerra, las grietas comienzan a mostrarse. Las líneas divisorias entre las facciones de la élite económica rusa son cada vez más marcadas, y algunos de los magnates, especialmente aquellos que hicieron fortuna antes de que el presidente Vladimir Putin llegara al poder, han comenzado, tentativamente, a hablar.

Para muchos, el enfoque más inmediato ha sido sus propios problemas económicos. Las amplias sanciones impuestas por Occidente han derribado una nueva cortina de hierro sobre la economía rusa, congelando decenas de miles de millones de dólares de muchos de los activos de los magnates en el camino.

En un día, destruyeron lo que se construyó durante muchos años. Es una catástrofe”, dijo un empresario que fue convocado junto con muchos de los otros hombres más ricos del país para reunirse con Putin el día de la invasión.

La Casa Blanca volvió a presionar a los oligarcas el jueves, al anunciar una propuesta para liquidar sus activos y donar las ganancias a Ucrania.

Al menos cuatro oligarcas que triunfaron en la era más liberal del predecesor de Putin, el presidente Boris Yeltsin, abandonaron Rusia. Además, al menos cuatro altos funcionarios renunciaron a sus cargos y abandonaron el país, el que tenía el cargo más alto, Anatoly Chubais, fungió como enviado especial del Kremlin para el desarrollo sostenible y el zar de las privatizaciones de la era de Yeltsin.

Pero aquellos en posiciones superiores vitales para el funcionamiento continuo del país permanecen, algunos atrapados, incapaces de irse incluso si quisieran. En particular, la jefa del banco central de Rusia, Elvira Nabiullina, de buenos modales y muy respetada, presentó su renuncia después de la imposición de las sanciones occidentalespero Putin se negó a dejarla ir, según cinco personas familiarizadas con la situación.

En entrevistas, varios multimillonarios rusos, altos banqueros, un alto funcionario y exfuncionarios, que hablaron bajo condición de anonimato por temor a represalias, describieron cómo ellos y otros habían sido tomados por sorpresa por su presidente -cada vez más aislado- y se sienten en gran medida impotentes para influir en él porque su círculo íntimo está dominado por un puñado de funcionarios de seguridad de línea dura.

Las quejas emitidas en público hasta ahora son en su mayoría silenciadas y se centran principalmente en la respuesta económica propuesta por el gobierno a las sanciones impuestas a Rusia por Occidente. Nadie ha criticado directamente a Putin.

Vladimir Lisin, un magnate del acero que hizo su fortuna en los años de Yeltsin, criticó una propuesta en el parlamento ruso para contrarrestar las sanciones al obligar a los compradores extranjeros a pagar en rublos por una lista de productos más allá del gas. En una entrevista con un periódico de Moscú, dijo que la medida corría el riesgo de socavar los mercados de exportación por los que Rusia “luchó durante décadas”, y advirtió que “una transferencia a pagos en rublos solo nos llevará a ser expulsados de los mercados internacionales”.

Vladimir Potanin, propietario de la planta de metales Norilsk Nickel y arquitecto de las privatizaciones de Rusia en la década de 1990, advirtió que las propuestas para confiscar los activos de las empresas extranjeras que abandonaron Rusia tras la guerra destruirían la confianza de los inversores y harían retroceder al país. a la revolución de 1917.

Oleg Deripaska, un magnate del aluminio que también hizo su fortuna inicial durante la era de Yeltsin, ha ido más lejos, llamando a la guerra en Ucrania una “locura”, aunque también se ha centrado en el costo económico de la invasión. Ha pronosticado que la crisis económica resultante de las sanciones sería tres veces peor que la crisis financiera de 1998 que sacudió la economía rusa, y ha arrojado el guante al régimen de Putin, diciendo que sus políticas de capitalismo de Estado de los últimos 14 años han “no condujo ni al crecimiento económico ni al crecimiento de los ingresos de la población”.

En una publicación posterior en su canal de Telegram, Deripaska escribió que el “conflicto armado” actual era “una locura de la que nos avergonzaremos por mucho tiempo”. En la siguiente oración, sin embargo, indicó que Occidente era igualmente culpable de una “movilización ideológica infernal de todos los lados”.

“Lo hemos perdido todo”

Cuando 37 de los ejecutivos de negocios más ricos de Rusia fueron llamados al Kremlin para reunirse con Putin horas después de que iniciara la guerra el 24 de febrero, muchos de ellos estaban deprimidos y conmocionados. “Todos estaban de un humor terrible”, dijo un participante. “Todos estaban sentados allí aplastados”.

“Nunca los había visto tan aturdidos como estaban. Algunos de ellos ni siquiera podían hablar”, detalló otro participante.

Los habían hecho esperar, como de costumbre, durante más de dos horas antes de que el presidente apareciera en el ornamentado Ekaterininsky Hall del Kremlin, tiempo suficiente para considerar su destino. Para algunos de los ejecutivos, mientras discutían en voz baja las consecuencias de la guerra de Putin, fue el momento en que se dieron cuenta de que todo había terminado para los imperios comerciales que habían estado construyendo desde que comenzó la transición al mercado de Rusia hace más de 30 años.

“Algunos de ellos dijeron: ‘Lo hemos perdido todo’”, dijo uno de los participantes.

Cuando llegó el presidente, nadie se atrevió a emitir un gemido de protesta. Con cara de piedra, escucharon mientras Putin les aseguraba a todos que Rusia seguiría siendo parte de los mercados globales, una promesa que pronto quedó vacía por la serie de sanciones occidentales, y les dijo que no había tenido otra opción que lanzar su “operación militar especial”.

Desde entonces, Putin ha aumentado las amenazas contra cualquiera que critique la guerra, emitiendo apresuradamente nuevas leyes que incluyen una posible sentencia de 15 años de prisión para cualquiera que diga algo que el Kremlin considere falso sobre el ejército ruso. Su administración ha propuesto instituir un nuevo sistema de diputados en los ministerios de Rusia para informar al Kremlin sobre el “clima emocional y el estado de ánimo”. Un magnate dijo que esperaba que la represión venidera fuera “caníbal” en comparación con el “período vegetariano” de años anteriores.

La decisión de Putin de lanzar una invasión a gran escala parece haber asombrado no solo a los multimillonarios, sino también a la élite rusa, incluidos altos funcionarios tecnocráticos y algunos miembros de los servicios de seguridad, según dos de los multimillonarios rusos y un ex funcionario estatal de Moscú bien conectado.“Aparte de los directamente involucrados en los preparativos, (el ministro de Defensa Sergei) Shoigu, (el jefe del estado mayor general del ejército Valery) Gerasimov, y algunos del FSB, nadie lo sabía”, dijo uno de los multimillonarios.

A pesar de las crecientes advertencias de la inteligencia estadounidense, muchos en la élite de Moscú creían que Putin estaba limitando sus objetivos a las áreas separatistas del este de Ucrania. Los funcionarios económicos y financieros “pensaron que se limitaría a la acción en Donetsk y Lugansk y esto es para lo que se habían preparado”, dijo el alto funcionario. Se habían preparado para las sanciones occidentales, incluida una suspensión de Swift, el sistema de mensajería financiera internacional, dijo, “pero no se habían preparado para esto”.

Con el aumento de las bajas y las tropas rusas obligadas a retirarse de Kiev, la guerra ahora es vista con creciente consternación no solo por los multimillonarios sancionados por Occidente, sino incluso por algunos miembros del establecimiento de seguridad, según dos personas con conocimiento de la situación.

Uno se refería específicamente a Shoigu, quien participó en los preparativos de guerra. “Todos quieren tener una vida normal. Tienen casas, hijos, nietos. No necesitan la guerra. No todos son suicidas. Todos quieren tener una buena vida. Quieren que sus hijos lo tengan todo y puedan viajar a los lugares más hermosos”, dijo esta persona.

La creciente presión sobre sus cuentas bancarias en el extranjero es una fuente de disgusto particular para la élite. Incluso los funcionarios que trataron de protegerse moviendo su dinero a cuentas pertenecientes a socios comerciales ahora descubren que estas cuentas están bloqueadas, dijo uno de los ejecutivos de Moscú.

Atrapado en Moscú

Las sanciones occidentales para congelar $ 300 mil millones de dólares, o casi la mitad, de las reservas de divisas fuertes del Banco Central de Rusia dejaron a Moscú tambaleándose, incluido el gobernador del banco central, Nabiullina, cuyo intento de renuncia fue rechazado por Putin, según las cinco personas familiarizadas con la situación.

Nabiullina “entiende muy bien que no puede simplemente irse. De lo contrario, terminará muy mal para ella”, dijo una de estas personas.

“Nadie puede decir ‘Eso es todo’ y luego dar un portazo. Todos seguirán trabajando hasta el final. O hasta el próximo tribunal de La Haya”, dijo Vadim Belyaev, el expropietario principal exiliado de Otkritie, el banco privado más grande de Rusia hasta que el Estado lo absorbió en 2017, refiriéndose a un posible juicio por crímenes de guerra. El banco central ha negado que Nabiullina haya intentado dimitir.

Solo aquellos funcionarios que son superfluos para el funcionamiento del estado, y son relativamente extraños, pueden irse, dijeron los economistas. “Ningún ministro puede renunciar. Es como una mafia”, dijo Maxim Mironov, profesor asociado de IE University en España.

Si Nabiullina personifica a los altos funcionarios tecnocráticos de Moscú, entonces Alexei Kudrin es el más cercano a Putin. Kudrin, un ex miembro del círculo íntimo de Putin de San Petersburgo que se desempeñó como ministro de finanzas durante los dos primeros mandatos de su presidencia, también parece estar entre los que no pueden renunciar.

Una persona cercana a Kudrin dijo que se reunió con Putin un mes antes de la invasión. Aunque estaba claro que los preparativos para la guerra estaban en marcha, pero creía que los planes no se llevarían a cabo, dijo una persona familiarizada con él. “Contaba con que las cosas no llegaran a tal punto”, dijo la persona.

Kudrin, que ahora dirige la Cámara de Auditoría, el organismo de control financiero de Rusia, les ha dicho a sus aliados que sería una traición de su parte irse para siempre. Apareció en Tel Aviv el fin de semana del 9 de abril, pero recurrió a las redes sociales para telegrafiar a todos que tenía la intención de regresar a Moscú para hablar en la cámara alta de Rusia la semana siguiente. Dio su discurso de acuerdo con el plan, advirtiendo que las sanciones occidentales enfrentaban a Rusia con la peor recesión económica en 30 años.

Otro ex alto funcionario estatal dijo que sentía la responsabilidad de permanecer en Moscú, a pesar de que la guerra lo tomó por sorpresa y lo horrorizó. “Si todos se van, entonces quién va a estar aquí para recoger los pedazos”, dijo. “Es como trabajar en una central nuclear. ¿Quién va a dirigirlo si te vas? Si te vas, existe la posibilidad de que explote”.

Los magnates de Yeltsin y los magnates de Putin

Entre los multimillonarios que abandonaron Rusia inmediatamente después de la invasión hay varios que se enriquecieron durante la era de Yeltsin, incluidos Alexander Mamut y Alexander Nesis, propietarios de la compañía de oro rusa Polymetal, y Mikhail Fridman y Petr Aven de Alfa Group.

Pero muchos otros magnates se lanzaron a Moscú tan pronto como se vieron afectados por las sanciones, que les han impedido viajar a Occidente. Otros ejecutivos de empresas temen que si se van de Rusia, sus empresas serán embargadas por el gobierno, dijo uno de los ejecutivos de empresas de Moscú.

Algunos de los multimillonarios ahora atrapados en Moscú solo buscan salir ilesos. “Puede que no apoyes la guerra, pero tienes que quedarte callado y estar con tus compatriotas porque algunos de tus soldados se están muriendo. Si vives en el campo, es posible que no estés contento, nadie está contento con lo que está pasando, pero no expreses tu opinión”, dijo una persona cercana a uno de los multimillonarios presentes en la reunión del Kremlin del 24 de febrero.

Esos multimillonarios que han estado dispuestos a hablar públicamente son los que recuerdan una época diferente; hicieron sus primeras fortunas en los años de Yeltsin, antes de que Putin se convirtiera en presidente.

Sergei Pugachev, un miembro del Kremlin hasta que abandonó Rusia en 2011, señaló que estos magnates todavía tenían cuidado en sus comentarios públicos de no criticar directamente a Putin por ir a la guerra. “Lo que dicen es sutil: el contexto es que Occidente, la OTAN, tiene la culpa. … Están hablando de esto como si fuera una conspiración contra Rusia”, dijo.

Oligarca exiliado llama a otros magnates rusos a romper con Putin

Por el contrario, los más cercanos a Putin, que son de San Petersburgo y se hicieron fabulosamente ricos después de su ascenso a la presidencia, como Gennady Timchenko, Yury Kovalchuk y Arkady Rotenburg, guardan un silencio absoluto. Ellos “nunca irían en contra de Putin. Comenzaron con Putin, y él los convirtió en multimillonarios. ¿Por qué morderías la mano que te da de comer? dijo un ex alto banquero occidental que trabajó con los oligarcas rusos.

Aparte de estos magnates, hay un ejército de funcionarios y ejecutivos de negocios en Moscú que no están preocupados por el creciente aislamiento económico de Rusia como resultado de la invasión, dijo Pugachev, y muchos de los contactos que mantiene en Moscú no han culpado a Putin por ir a la guerra, en cambio, se habían quejado de que el ejército debería haber estado mejor preparado.

Dijo que muchos miembros de la élite actual son ministros gubernamentales de nivel medio que han escondido millones de dólares en cuentas privadas y mantienen casas en otras partes de Europa. Si las sanciones les impiden viajar a estos países, igual estarán bien. “Todavía es ministro en Rusia, y en lugar de ir a Austria, irá a (el resort ruso) Sochi. No sufren mucho”, dijo Pugachev.

En la superficie, además, la economía rusa parece estabilizarse desde la salva inicial de sanciones, impulsada por un ingreso estimado de más de 800 millones de dólares al día por la venta de petróleo y gas a Europa. La política del banco central de obligar a los exportadores a vender el 80% de sus ganancias en divisas ha impedido una implosión del rublo, mientras que Putin ha declarado que la “guerra relámpago económica” contra Rusia ha fracasado.

Pero a principios de este mes, Nabiullina advirtió que el impacto de las sanciones aún no se había sentido por completo y dijo que lo peor aún estaba por venir. Las plantas de fabricación, donde “prácticamente todos los productos” dependían de componentes importados, comenzaban a quedarse sin suministros, mientras que las reservas de bienes de consumo importados también disminuían. “Estamos entrando en un período difícil de cambios estructurales. El período durante el cual la economía puede vivir de las reservas es finito”, dijo a los diputados parlamentarios.

En estas condiciones, la posición de Putin es precaria, dijo Pugachev. Hasta ahora, la población se ha dejado adormecer por la maquinaria de propaganda estatal, que ha encubierto el nivel de muertes en el ejército ruso, así como por la falta de impacto inmediato de las sanciones. “Pero en tres meses, las tiendas y fábricas se quedarán sin existencias, y la escala de muertes en el ejército ruso quedará clara”, dijo.

A pesar del golpe casi fatal a sus intereses, por ahora, la élite empresarial rusa parece estar congelada por el miedo. “No sé quién tiene las pelotas para contraatacar”, dijo uno de los ejecutivos de negocios.

“Pero si la guerra es larga y comienzan a perder, entonces las posibilidades serán mayores. Habrá una batalla seria por Donbas y, si no tiene éxito, habrá una gran batalla dentro de Rusia (entre las élites)”, sentenció.

Tomado de Infobae