Mercenarios rusos perpetraron masacres de civiles en Malí

Los mercenarios rusos en África se han relacionado con masacres en las que han muerto varios cientos de civiles, lo que genera nuevos temores sobre el impacto de las intervenciones cada vez más intensas de Moscú en la estabilidad y seguridad de los países de todo el continente.

De acuerdo con información revelada por The Guardian, testigos, líderes de la comunidad local, diplomáticos y analistas locales han culpado a los infames mercenarios del “Grupo Wagner”, una organización militar privada muy cercana a Vladimir Putin. de muchas de estas muertes.

Los incidentes ocurrieron en Malí, el estratégico país de África occidental al que llegó Wagner el año pasado después de llegar a un acuerdo con sus nuevos gobernantes militares.

Documentos internos del ejército maliense vistos por The Guardian revelan la presencia de miembros de Wagner en “misiones mixtas” con soldados y gendarmes malienses durante operaciones en las que han muerto muchos civiles.

Según los datos compilados por la ONG Proyecto de Datos de Eventos y Ubicación de Conflictos Armados (ACLED), hasta 456 civiles murieron en nueve incidentes que involucraron a las fuerzas malienses y Wagner entre enero y mediados de abril de este año.

El incidente más grave del que da cuenta el medio británico ocurrió en marzo, cuando se alega que el Grupo Wagner estuvo involucrado en una masacre en Moura, un pueblo controlado por extremistas islamistas, donde murieron entre 350 y 380 personas en un período de cuatro días.

La semana pasada surgieron nuevas acusaciones sobre dos tiroteos en aldeas alrededor de la ciudad de Hombori en la región central de Mopti, luego de la muerte de uno o posiblemente dos mercenarios de Wagner que acompañaban a las tropas malienses en operaciones contra militantes islamistas.

El ataque se habría producido después de que una patrulla militar sufriera una emboscada a las afueras de un pueblo alrededor de las 9:30 de la mañana del 10 de abril. En un memorando militar de Malí, obtenido por The Guardian, un “instructor ruso” resultó herido por una mina improvisada y murió después de ser trasladado en avión a la ciudad de Sevare. Un funcionario médico en Sevare describió al hombre como un ruso de unos 30 años.

Después de la emboscada, los soldados malienses dispararon contra un mercado lleno de gente.

Los gobernantes militares de Malí, que tomaron el poder en un golpe de estado en mayo del año pasado, han dicho que los rusos en el país son instructores y no están desplegados en funciones de combate. El ejército, a veces conocido por la abreviatura FAMA, ha negado que un ruso haya muerto el 19 de abril y dijo que la víctima fue uno de sus propios soldados. También ha negado haber matado a civiles y dijo que 18 terroristas habían sido “neutralizados” durante operaciones de seguridad “vigorosas”.

Otro memorando interno citado por el medio describe un enfrentamiento el 23 de abril entre militantes y “una patrulla conjunta de FAMA e instructores rusos” entre las aldeas de Mondoro y Boni. Las “pérdidas provisionales” ascendieron a “dos muertos, un FAMA y un ruso, y 10 heridos, seis FAMA y cuatro rusos”, dice el memorando enviado algunas horas después del incidente. Los detalles de las “pérdidas enemigas” no estaban “disponibles por el momento”.

Se cree que otras doce personas, que pueden haber sido extremistas, también han muerto.

Wagner ha estado activo en una docena de países de África y ha sido acusado repetidamente de abusos contra los derechos humanos en el continente. El martes, un informe de Human Rights Watch alegó que las fuerzas en la República Centroafricana identificadas como rusas parecen haber matado y torturado a civiles desde 2019, haciéndo eco de hallazgos similares de un grupo de expertos de la ONU el año pasado. El grupo también ha tomado parte en la invasión de Ucrania y ha sido vinculado a atrocidades allí.

Funcionarios británicos han expresado su preocupación por “un deterioro significativo en la situación de los derechos humanos” en Malí en los últimos meses, que según señalaron coincidió con la llegada de entre 600 y 1.000 combatientes de Wagner.

“Así como la presencia de mercenarios rusos provocó un aumento de las violaciones y los abusos de los derechos humanos en la República Centroafricana en 2021, ahora se está viendo lo mismo en Malí”, dijo un diplomático del Reino Unido a The Guardian.

Los nuevos gobernantes del país contrataron a Wagner por una tarifa estimada de 10 millones de dólares mensuales que se pagarán tanto en efectivo como a través de derechos para extraer minerales, según creen los expertos.

Una serie de fotografías satelitales compartidas por el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, así como los registros de vuelo, revelaron una sede instalada por el grupo cerca del aeropuerto internacional de la capital en diciembre, antes de trasladarse a bases de operaciones avanzadas en una franja de territorio en el centro de Malí en enero y Febrero.

Líderes comunitarios, diplomáticos y funcionarios le han dicho a The Guardian que se ha visto a combatientes de Wagner en patrullas conjuntas con las fuerzas armadas de Malí a lo largo de la conflictiva frontera con Burkina Faso y Níger, en la frontera occidental con Mauritania, y también en ciudades del norte de Malí, incluido Tombuctú.

Los pilotos proporcionados por Wagner ahora vuelan helicópteros del ejército maliense y el grupo también ha proporcionado combatientes que han liderado a las fuerzas malienses en operaciones más grandes, en particular un gran impulso contra los insurgentes islamistas que comenzó a fines de febrero.

A principios de marzo, se encontraron más de 30 cuerpos calcinados en la ciudad de Niono, en el centro de Malí, tras las operaciones de las fuerzas malienses apoyadas por Wagner. Testigos locales acusaron a combatientes malienses y rusos de matar civiles. Muchas víctimas habían sido atadas y vendadas y luego disparadas, según Human Rights Watch. Las autoridades malienses negaron las acusaciones.

Moura, donde tuvo lugar la supuesta masacre de cientos de personas en marzo, es una aldea en una zona pantanosa inaccesible de la llanura aluvial del río Níger que ha sido controlada durante muchos años por militantes del Grupo de Apoyo al Islam vinculado a Al Qaeda y musulmanes (GSIM). Los extremistas han impuesto su versión rigurosa e intolerante de la sharia a los habitantes, han aumentado los impuestos y han obligado a los hombres locales a seguir sus códigos de vestimenta.

Amadou Barry, que vive en el pueblo vecino, le dijo a The Guardian que estaba asistiendo al mercado semanal en Moura el 27 de marzo cuando aparecieron helicópteros y desembarcaron tropas. Un pequeño grupo de militantes islamistas en el pueblo disparó contra los soldados y luego huyó en motocicletas.

“Todos comenzamos a correr en todas direcciones, algunos hacia las casas. Luego, el ejército de Malí abrió fuego contra la gente que corría, matando a mucha gente”, dijo Barry.

Luego, los soldados malienses hicieron marchar a cientos de hombres desde la aldea hasta el lecho seco de un río cercano para interrogarlos. Los hombres fueron retenidos allí con poca comida o agua durante cuatro días, mientras que los soldados periódicamente se llevaban a grupos de cautivos para matarlos.

Algunos aldeanos fueron liberados después de que les inspeccionaran los dedos y los hombros en busca de señales de que habían disparado, pero todos los hombres de la minoría étnica Peuhl fueron detenidos, dijo Barry.

El GSIM y otras facciones islamistas extremistas han tratado de reclutar entre los pastores Peuhl explotando las quejas con el gobierno y otros grupos étnicos. Según los sobrevivientes, los muertos en Moura eran todos de la comunidad Peuhl.

Héni Nsaibia, investigador principal de la Armed Conflict Location & Event Data

(ACLED), dijo que entre 60 y 100 de los muertos pueden haber sido militantes islamistas desarmados, pero el resto eran civiles. Las fuerzas gubernamentales encontraron grandes cantidades de armas en Moura.

Varios testigos dijeron que la operación fue dirigida por hombres blancos que hablaban “un idioma extraño” que algunos identificaron como ruso , aunque la mayoría de los soldados que mataron a civiles eran “malienses”.

“Sabemos que los Wagner están desplegados en el centro de Malí, han estado ayudando en las operaciones para levantar y traer más soldados a sus posiciones en la región. Creo que está bastante claro que fue Wagner quien estaba conduciendo esta operación”, dijo Ousmane Diallo, investigador de Amnistía Internacional en Malí.

Nsaibia dijo que su propia investigación exhaustiva entre los sobrevivientes llevó a una conclusión similar, mientras que un diplomático de África occidental en Malí dijo que “las investigaciones sobre los eventos en Moura habían confirmado que las fuerzas de Wagner estaban trabajando con las fuerzas malienses en el centro de Malí”.

Human Rights Watch, el grupo de campaña, calificó el incidente como “la peor atrocidad reportada en la década de conflicto armado de Malí”. El ejército de Malí dijo que mató a 203 militantes durante una operación militar en Moura y negó los informes de ejecuciones.

Por su parte, Rusia vetó una oferta en las Naciones Unidas para encargar una investigación independiente sobre la masacre, y Malí bloqueó los esfuerzos de la ONU para enviar un equipo a Moura. El embajador adjunto de Moscú ante la ONU dijo que las autoridades de Malí “no tenían una agenda oculta” y que las afirmaciones sobre la participación de mercenarios rusos en la masacre eran parte de “un sórdido juego geopolítico”.

Estados Unidos y otros han alegado que Wagner está financiado por el poderoso empresario Yevgeny Prigozhin, quien está estrechamente relacionado con Putin.

El medio británico contactó al oligarca ruso quien negó cualquier conocimiento del grupo, así como tener alguna incidencia en las masacres que se les atribuye.

“Cualquier terrorista asesinado por el ejército de Malí, el occidente colectivo trató de hacerlo pasar por un civil. En cuanto a las presuntas atrocidades, ni yo, ni los hombres que conozco, ni el ejército de Malí las hemos cometido”, afirmó Prigozhin.

Prigozhin acusó a The Guardian de “falsificaciones, mentiras descaradas y falsificación” y de tratar de “escupirme a mí, a los patriotas rusos y al pueblo maliense”.

Tomado de Infobae