Perdió el pene por una infección, le implantaron uno en el brazo y ahora…

Un hombre identificado como Malcolm MacDonald vivió una verdadera pesadilla, luego de sufrir una infección perineal, que provocó que se le cayera su miembro viril, por lo que tiempo después le injertaron un pene en el brazo, lo tuvo durante seis años, hasta que por fin se lo pusieron donde deber ser. 

Y es que la vida de MacDonald, residente de la ciudad de Thetford, en el condado de  Norfolk, en Reino Unido, cambió drásticamente en 2014 cuando le detectaron una infección perineal, que con el tiempo se le complicó provocando que perdiera el pene, de acuerdo con lo publicado por el periódico The Sun

El periodico británico destaca que la historia de Malcolm MacDonald fue transmitida en un documental  por Channel 4, emitido recientemente.  

Sintió que su vida se terminaba por una infección

Y es que el hombre nunca pensó que una infección le fuera a provocar severos daños, ya que los dedos de sus pies y manos, así como su pene se tornaron negros.

Aunque no especifica qué tratamiento siguió para los dedos de sus extremidades, sí destacó que perdió el pene por la infección.

MacDonald sintió que la vida se le acababa, no solo por sentirse menos hombre, sino que abarcó muchos aspectos.

Años de miedo y terror

“No tener un pene me hizo sentir horrible. Es el peor miedo de la mayoría de los hombres. Pero no en cuestión de sexo, porque ya tenía dos hijos, sino porque se trataba más de tener confianza en mí mismo y de cosas simples como usar el baño”, declaró al periódico británico  Malcolm MacDonald.

Pero en 2015, su vida recobró esperanza, luego de que el doctor David Ralph, del Hospital de la Universidad de Londres y su equipo crearan un pene, luego de extraer vasos sanguíneos y nervios del brazo de MacDonald. 

Años después le implantaron el pene en el lugar correcto

Le implantaron en pene en el brazo y así estuvo durante seis años, hasta que pudieron colocar el pene en medio de sus piernas, donde es su lugar. 

“Fue como recibir todos los regalos de Navidad a la vez. Estaba muy emocionado, porque era una oportunidad para poder empezar de nuevo. Cuando lo vi en mi brazo por primera vez estaba muy orgulloso. Después de todo lo que había pasado, no me pareció extraño. Era una parte de mí“, declaró emocionado MacDonald al periódico británico que ha destacado la increíble historia del hombre de 47 años. 

La cirugía para implantarle el pene duró aproximadamente nueve horas. 

“Lo primero que hice fue mirar hacia abajo y dije: ‘Oh, mis días. Lo hicieron bien esta vez’. Me siento como un verdadero hombre otra vez”, declaró el hombre, quien eventualmente tendrá una bomba en el escroto para llenarlo con solución salina, que le permitirá prepararlo para tener sexo. 

Sin duda la historia de este hombre suena por demás increíble, pero está dispuesto a comenzar de nuevo con su vida.

Tomado de https://eldiariony.com/