Fiyi incautó yate de $325 millones de dólares de millonario ruso a petición de EE.UU.

El gobierno de Fiyi confiscó un enorme yate de $325 millones de dólares propiedad de un millonario ruso a petición de los Estados Unidos, anunció el jueves el Departamento de Justicia.

El 348-Amadea, propiedad de Suleiman Kerimov, un presunto lavador de dinero sancionado por EE.UU. en 2018 como uno de varios oligarcas que se beneficiaron del Kremlin “a través de la corrupción y sus actividades malignas en todo el mundo, incluida la ocupación de Crimea”, según el Departamento de Justicia.

“Este fallo debe dejar en claro que no hay escondite para los activos de las personas que violan las leyes estadounidenses”, dijo el fiscal general Merrick Garland en un comunicado.

“No hay escondite para los activos de los criminales tolerados por régimen ruso. El Departamento de Justicia será implacable en sus esfuerzos para responsabilizar a quienes facilitan la muerte y la destrucción que estamos presenciando en Ucrania”.

El millonario ruso se benefició del régimen del presidente ruso Vladimir Putin y desempeñó un “papel clave en el avance de las actividades malignas de Rusia”, según una declaración jurada presentada como parte de la orden de incautación. Supuestamente canalizó dinero de Estados Unidos a través de instituciones financieras estadounidenses para financiar el superyate mientras estaba bajo sanción sin las licencias requeridas.

El yate tiene costos de operación anuales entre $25 y $30 millones de dólares, estimó el Departamento de Justicia.

Kerimov es un ex economista y político cuyo patrimonio neto es de $14,500 millones de dólares, según Forbes.

Los abogados han sostenido que el oligarca no era dueño del superyate, pero los funcionarios estadounidenses creen que es dueño del barco desde 2021.

Aunque la documentación oficial decía que el barco planeaba dirigirse a Filipinas a continuación, las autoridades creen que su destino real eran las aguas rusas, donde el barco de lujo podría evitar la incautación de Estados Unidos.

El sistema de información automatizado de Amadea se apagó el 24 de febrero, el día en que Rusia invadió Ucrania.

La incautación fue coordinada a través del grupo de trabajo “KleptoCapture” del Departamento de Justicia, cuyo objetivo es hacer cumplir las sanciones estadounidenses establecidas en respuesta a la guerra en Ucrania. El grupo de trabajo también coordinó la incautación del Tango de 255 pies con valor de $90 millones de dólares del oligarca Viktor Vekselberg en España el mes pasado.

Tomado de https://laopinion.com/