Una reliquia romana de más de 2.000 años fue vendida en una tienda de caridad en Texas por menos de 35 dólares

En 2018 Laura Yong estaba buscando tesoros en una tienda de caridad en Texas, EEUU cuando encontró un busto en venta. Era de piedra, se veía muy antiguo, pero estaba olvidado en el piso y con una etiqueta que decía 34.99 dólares.

Laura no lo pensó mucho y lo compró, esperando encontrarle un lugar apropiado en su patio o en su casa. Poco sabía entonces que acaba de obtener a precio de huevo una reliquia invaluable sacada del mismísimo Imperio Romano. ¿Qué hacía en una tienda de Texas? Ese es un misterio que todavía no se ha resuelto.

De acuerdo con The New York Timesel busto data de finales del siglo I a. C. o principios del siglo I d. C., y había sido parte de la colección de arte de un rey bávaro desde el siglo XIX hasta que fue saqueado durante la Segunda Guerra Mundial.

La explicación más probable sugiere que fue tomado por un soldado estadounidense después de que las fuerzas aliadas bombardearan la villa del rey bávaro en Alemania.

El busto está actualmente en exposición en el Museo de Arte de San Antonio, junto a un letrero que reconoce el papel de Laura en su descubrimiento, y en su improbable viaje de 2.000 años desde la antigua Roma hasta Goodwill Boutique en Far West Boulevard de Austin.

Laura Young también será protagonista en el regreso triunfal de esta reliquia al gobierno bávaro, pues llegó a un acuerdo para devolverlo, después de haberlo tenido en un aparador de su sala de estar durante los últimos tres años.

Ella dice que su relación con “Dennis Reynolds” ha sido de amores y odios. Decidió llamarlo así en honor a un personaje de la serie de comedia “It’s Always Sunny in Philadelphia”, y al igual que él, la mujer le atribuye al busto características como “canalla, vanidoso y narcisista”.

Para Young, la reliquia de 23 kilos es “un hombre muy difícil, frío, distante y sin emociones que me causó algunos problemas”.

Laura, que es comerciante de artículos antiguos, dijo que cuando vio el busto por primera vez supo que probablemente era valioso.

“Lo tengo afuera en la luz”, dijo. “Tenía fichas en la base. Tenía reparaciones claras. Se ve viejo. He estado en museos. He visto cabezas de retratos romanos antes”.

Por eso hizo una búsqueda de imágenes en Google de “busto romano” y se dio cuenta: “Se parecen mucho a mi chico”.

Después de llevar el busto a casa, atado con un cinturón de seguridad en el asiento delantero de su automóvil, se puso en contacto con dos casas de subastas, Bonhams y Sotheby’s, las cuales confirmaron que su corazonada era correcta: el busto era de la antigua Roma.

Young estaba de vacaciones, celebrando su cumpleaños número 40, cuando recibió el correo electrónico de Bonhams.

Pero una investigación posterior, autenticada por el gobierno bávaro, pronto confirmó que Young no podría vender la pieza y cumplir la fantasía de cualquiera que alguna vez haya frecuentado las tiendas caridad y las ventas de garaje en busca de tesoros invaluables.

En algún momento antes de 1833, el busto había sido adquirido por Ludwig I, un rey bávaro, quien lo exhibió en el patio del Pompejanum, su réplica de una villa romana en Pompeya, en la ciudad bávara de Aschaffenburg, según la abogada de Laura, Leila A. Amineddoleh.

El Pompejanum sufrió graves daños por los bombardeos aliados en 1944 1945, y aunque algunos de sus objetos sobrevivieron, otros desaparecieron, dijo Amineddoleh.

El saqueo de obras de arte por parte de los nazis ha ganado una amplia atención. Pero debido a que el busto terminó en Texas, es probable que un militar estadounidense lo robara o lo cambiara después de la guerra, dijo Amineddoleh.

Eso significaba que Young no era la propietaria legítima porque Alemania nunca vendió la pieza ni abandonó el título, dijo Amineddoleh.

“Inmediatamente dije, ‘Está bien, no puedo quedármelo y tampoco puedo venderlo’”, dijo Laura “Fue extremadamente agridulce, por decir lo menos. Pero solo tengo control sobre lo que puedo controlar, y el robo de arte, el saqueo durante una guerra, es un crimen de guerra. No puedo ser parte de eso”.

Entonces, Laura llegó a un acuerdo para enviar el busto de regreso a Bavaria. A cambio, recibirá solo una “pequeña tarifa de búsqueda”, que Amineddoleh se negó a revelar.

“Estamos muy contentos de que una parte de la historia bávara que creíamos perdida haya reaparecido y pronto podrá volver a la ubicación que le corresponde”, dijo Bernd Schreiber, presidente de la Administración de Palacios, Jardines y Lagos Estatales de Baviera en un comunicado emitido por el Museo de Arte de San Antonio.

Se cree que el busto representa a un hijo de Pompeyo el Grande, que fue derrotado en la batalla por Julio César, o a Nerón Claudio Druso Germánico, un comandante romano cuyas fuerzas ocuparon una vez territorio alemán.

El Museo de Arte de San Antonio exhibirá el busto hasta mayo de 2023, lo cual era importante para Laura.

“Ha estado escondido durante 70 u 80 años; Creo que merece algo de atención”, dijo. “Y creo que merece algo de atención en Texas”.

El mes pasado, Young entregó el busto al museo, dejándola solo con un modelo impreso en 3D de la pieza que guarda en su sala de estar.

“Es un poco difícil porque esto probablemente será lo mejor que encontraré en mi vida, y se acabó”, dijo Laura Young. “Pero siempre hay algo más que encontrar. Si eres un comerciante de antigüedades, siempre hay algo más”.

Tomado de Infobae