“Abuela destripadora”: Asesinaba, mutilaba y repartía dulces con carne humana a niños

Una caníbal apodada la “abuela destripadora” que “daba dulces hechos de carne humana a los niños” se embarcó en una aterradora ola de asesinatos en la que mató a tres personas.

Sofia Zhukova fue acusada de asesinar a su vecina de siete años, un conserje de 54 años y su amiga de 83 años, en una serie de brutales asesinatos que se extendieron durante una década y media.

La mujer de 81 años fue acusada de canibalismo cuando la policía descubrió órganos humanos dentro de su refrigerador mientras los vecinos decían que había repartido dulces hechos de carne humana a los niños locales.

La asesina en serie más anciana de Rusia fue comparada con el personaje ficticio victoriano Sweeney Todd, que degollaba a sus víctimas y usaba sus restos para rellenar pasteles.

Pero llegaría a ser conocida como la “abuela destripadora”, una asesina en serie que daba la apariencia de una anciana mansa.

Fue arrestada en febrero de 2019 e inicialmente negó estar involucrada en los horribles asesinatos antes de cambiar su declaración de culpabilidad.

Después de una impactante confesión, la abuela hizo una recreación escalofriante en la corte mostrando cómo apuñaló y desmembró a una de sus víctimas.

Pero la jubilada que murió después de contraer covid en prisión en 2021 nunca sería juzgada por sus espantosos crímenes.

Abuela asesina

Sofia nació en 1939 en Zvyagino, Rusia, de padres pobres y no sabía leer ni escribir, y finalmente encontró trabajo como obrera.

Más tarde se casó y se instaló en el pueblo de Berezovka, donde dio a luz a dos hijos.

Los más cercanos a ella afirmaron que la abuela cambió drásticamente después de la muerte de su esposo; algunos sugirieron que podría ser el catalizador de sus actos malvados.

Chocaba con los vecinos y fue descrita como “agresiva” a pesar de usar un bastón y parecer frágil.

En 2005, se descubrió la cabeza cortada de Anastasia Alexeenko, de siete años, y la abuela se convirtió en sospechosa cuando la colegiala desapareció misteriosamente después de marcar su intercomunicador.

Según los informes, Anastasia molestó a Zhukova después de hacer un ruido fuerte cerca y le arrojó helado descaradamente a la jubilada cuando se quejó.

Se cree que la anciana mantuvo a la niña como rehén durante tres semanas e incluso hizo una llamada anónima a su madre desde la fábrica de carne donde trabajaba para decirle que su hija estaba viva.

No fue sino hasta 14 años después que la verdad saldría a la luz cuando se encontró el ADN de Anastasia en el baño de Zhukova cuando allanaron su casa.

La mujer de 81 años también fue acusada de asesinar y desmembrar a un conserje de 52 años y a su amiga de 83 años.

Afirmó que el conserje había visitado a un amigo para tomar el té, pero reveló que lo había asesinado brutalmente cuando trató de violarla.

Los órganos internos de Vasily Shlyakhtich, un inmigrante ucraniano e inquilino en su casa, fueron encontrados en su refrigerador en 2019.

Cuando se le preguntó sobre el asesinato, dijo con calma: “Maté al conserje, pero él me violó. ¿Qué crees que debería haber hecho? Lo corté con un hacha”.

Su brazo cortado fue encontrado en un contenedor de basura, mientras que el resto de su cuerpo fue descubierto en bolsas de plástico en un vertedero cercano en la ciudad de Khabarovsk.

Ella le dijo a la policía: “Él y su amigo me violaron y (luego) lo corté con un hacha. Vino a mí con su amigo para tomar té… Me mintió, en vez de té me violaron”.

La policía dijo: “Los intestinos y otros órganos internos del hombre se encontraron en su refrigerador, y ella tiró los huesos”.

“Pero los perros olieron la sangre y se llevaron las partes del cuerpo por toda el área”.

Dulces

Los vecinos dicen que comenzaron a sospechar de la antipática anciana cuando comenzó a repartir dulces y carnes a los niños.

Un lugareño dijo: “Siempre nos pareció extraño que, a pesar de ser hosca y antipática, a menudo encontrara tiempo para cocinar cosas para los niños locales. Siempre eran platos de carne. A veces se los daba a los adultos, nos compraba a mí y a mi marido platos con carne en gelatina”.

Ella agregó: “Lo recuerdo bien porque mi esposo dijo que no lo comamos, nunca se sabe de qué estaba hecho, y ahora parece que estaba bien”.

Tatyana dijo que la policía le afirmó que la asesina en serie usó la carne de sus víctimas para hacer las golosinas, pero las autoridades nunca lo confirmaron.

Después de ser interrogada por la policía, Zhukova solo confesó haber matado a su huésped antes de admitir que había matado a la colegiala en diciembre de 2005.

Incluso con la asesina confesa en juicio, la desconsolada madre de Anastasia se negó a creer que su hija estaba muerta.

La policía también creía que la abuela asesina también mató a Nina Babenko, de 83 años, después de que se mudara como inquilina en abril de 2013.

La víctima había vendido recientemente su apartamento y se llevó el dinero cuando se fue a vivir con el asesino.

El pasaporte de Nina fue descubierto en el apartamento de Zhukova, pero nunca más se la volvió a ver y nunca se encontró su cuerpo.

La anciana también estuvo vinculada a cuatro asesinatos sin resolver, pero nunca fue acusada.

La ‘Destripadora’ conmocionó a la sala del tribunal cuando fue a juicio el año pasado y se rió al leerle los cargos en su contra.

Pero la pensionista murió después de contraer covid cinco meses antes de que se enfrentara a un nuevo juicio en junio de 2021.

Tomado de The Sun

Traducción libre del inglés por lapatilla.com