#EDITORIAL Un GOB sordo, mudo y ciego ¿Qué más queremos? #Panamá

Los precios de los combustibles por las nubes, viajes que realiza el GOB para promover el país para las inversiones que nunca llegan, no hay un plan de reactivación económica, la percepción de corrupción se institucionaliza y la penetración del crimen organizado… Estos son algunos de los problemas que agobian al panameño que con su esfuerzo y limitaciones diarias tratan de cumplir el pago de sus tributos al Estado.

Un dinero que es invertido en nombramientos de ‘recomendados’, en la creación de más corregimientos, en el pago de funcionamientos de las nuevas entidades, en compra de jamones cuando falta al menos 6 meses para la Navidad y en la Comisión creada por el GOB para “resolver” el costo de los medicamentos.

Ante esto, el GOB no ha propuesto nada claro, ya que sus estrategas financieros solo se han limitado a decir que no se puede suspender el impuesto del combustible porque representa un ingreso sustancioso a las arcas del Estado, pero si encontraron la ‘formula’ para darle un bono de combustible a los transportistas… ¿Y para los demás mortales cuál será la propuesta gubernamental?

Lo cierto es que mientras esto ocurre, queda claro que este GOB se ha dedicado a crear comisiones, a su lucha interna del colectivo y dejar para el próximo GOB el tema crítico de la Caja de Seguro Social… Esto nos obliga a preguntarnos… ¿Para qué fueron elegidos por el 33 % de los votantes? ¿No fue para tomar decisiones sobre temas puntuales del país o para cobrar una quincena cada 15 días?