Revelan que el régimen de Maduro comenzó a importar crudo pesado de Irán para alimentar sus refinerías

Venezuela comenzó a importar crudo pesado iraní para alimentar sus refinerías, mostraron documentos de la petrolera estatal PDVSA, lo que amplía un acuerdo firmado en 2021 por ambos países, que están bajo sanciones de Estados Unidos.

El año pasado, las dos naciones acordaron inicialmente un intercambio que le ha permitido a PDVSA importar condensado iraní para diluir y procesar su petróleo extrapesado de exportación. A cambio, el crudo venezolano se envía a través de la Compañía Nacional de Petróleo de Irán (NIOC).

El petróleo pesado de Irán, que es similar en calidad al crudo Mesa 30 de Venezuela, aumentará el suministro de petróleo a las refinerías de PDVSA, según los documentos.

Como parte de los pactos de cooperación, Venezuela ha recibido en los últimos años equipos iraníes para modernizar sus refinerías. La refinería El Palito, de 146.000 barriles por día, está reiniciando una unidad de destilación de crudo esta semana después de extensas reparaciones y mejoras que se basaron en equipos importados de Irán. 

PDVSA no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

Al menos 200.000 barriles de crudo pesado iraní fueron entregados a mediados de abril a la refinería Cardón de 310.000 barriles por día (bpd) de capacidad, la segunda más grande de Venezuela. Otros 400.000 barriles de petróleo iraní, que llegaron en el supertanquero Dino I, se están descargando esta semana en el terminal de Jose, mostraron los documentos.

El Dino I tiene programado zarpar a finales de este mes para transportar fuel oil venezolano a ser entregado a Naftiran Intertrade Co, una unidad NIOC, según uno de los documentos.

El país asiático también continúa abasteciendo de condensado a PDVSA. El petrolero de propiedad venezolana Máximo Gorki está por iniciar la descarga de unos 2 millones de barriles de condensado en Jose, mientras que el Derya, con bandera de Irán, está en aguas venezolanas esperando para entregar su carga, dijo el servicio TankerTrackers.com.

A medida que su producción de crudo se hace más pesada, Venezuela enfrenta dificultades para asegurar suficientes crudos medianos y livianos para refinación, lo que contribuye a una producción limitada y a la escasez intermitente de combustibles de motor.

La producción de petróleo pesado del país sudamericano también necesita cada vez más crudos más ligeros y productos refinados para ser utilizados como diluyentes, a fin de formular variedades exportables.

El ministro de Petróleo de Irán, Javad Owji, viajó a Venezuela la semana pasada para reunirse con el presidente Nicolás Maduro y discutir acuerdos comerciales con su par, Tareck El Aissami.

(Con información de Reuters)